Compartir en: Compartir en facebookCompartir en Twitter

 

Los Magos de la Tierra no son Adivinos Retornando a los Fundamentos del Encantamiento del Sueño

 

 "Diez emisarios celebran la gloria de mis regalos para ustedes, señales de paz desde otros mundos que los invitan a despertar de su sueño del Infierno Terrestre, para unirse al mandato de Dios, el Telektonon, el camino de las trece lunas de 28 días, y encontrar en esa cuenta de días un sendero que conduce directamente al paraíso que es el reposo y la recompensa de los justos." – Profecía del Telektonon, "El Tesoro Escondido del Mago de la Sabiduría de la Muerte," v. 114

 

Ese verso fue transcrito de un cuaderno de notas hace unos doce años. Contiene el mandato que lanzó el Movimiento Mundial de Paz y Cambio al Calendario de Trece Lunas. Indica muy claramente que el calendario de Trece Lunas de 28 días (sincronario) es un instrumento sagrado ideado para sacarnos de este "infierno terrenal." Eso también significa que el movimiento que reivindica este calendario en lugar del gregoriano es un movimiento sagrado. Este camino sagrado sentó la base de los siete años de la profecía, en los que se hizo un gran esfuerzo para comunicar al mundo la naturaleza del infierno 12:60, y el paraíso terrenal 13:20 que se produciría cuando la humanidad fuera capaz de cambiar su frecuencia de tiempo.

 

Comunicar un mensaje que es totalmente sagrado, por "mandato divino" ni más ni menos, en un mundo tan profundamente inmerso en el materialismo y el desorden profano de las emociones inferiores, es una hazaña de una responsabilidad inimaginable. Esta responsabilidad de propósito es de una naturaleza tal que solamente de unos pocos – los "Magos de la Tierra" – podría realmente esperarse que lo sostuvieran con una integridad y una fidelidad total. Desde el inicio, los esfuerzos por plagiar y comercializar las herramientas y la visión de las Trece Lunas, Telektonon- Encantamiento del Sueño fueron frecuentes, y todavía lo son. Es el "así funciona el mundo". Especialmente cuando algo es tan "nuevo" y fuera de lo común, que incluso en ese momento se tomaran muchos esfuerzos por "simplificarlo", hacerlo "comprensible", y, finalmente, comercializarlo y venderlo a una mente de las masas demasiado inmovilizada para ser capaz de pensar por sí misma.

 

Este año pasado hubo una tendencia de incorporar el Encantamiento del Sueño/Trece Lunas en el calendario gregoriano. El calendario de los Crop Circle, el calendario de Aura Soma, un diario holandés, y un dietario japonés para el calendario del 2006 -- estos son sólo algunos ejemplos de esto. Por el lado positivo, esta es una forma de llevar las 13 Lunas a una mayor audiencia 12:60 predominante que podría tener "problemas" para entender el Nuevo Tiempo.

 

Junto con esta tendencia, sin embargo, hay un hábito continuado de llamar al sincronario de Trece Lunas "el calendario Maya", al misto tiempo que utilizan formas adivinatorias (neo-astrológicas) al describir los sellos y los tonos, anteponiendo por completo a las firmas galácticas. Esto es deplorable, debido a que el sincronario de 13 Lunas de 28 días, el Encantamiento del Sueño y Telektonon es una nueva dispensación que debe servir para desafiar y expandir la mente fuera de los viejos surcos mentales neo-babilónicos. Y más aún cuando se presenta en un estilo de interpretación adivinatoria dentro de un formato del calendario gregoriano, esto también pierde totalmente el verdadero sentido, e incluso oculta la posibilidad de buscar o experimentar lo nuevo.

 

Los 260 códigos del encantamiento del Libro del Kin del Encantamiento del Sueño son meditaciones galácticas que desbloquean la función de tu ser superior (4-D) – el holón. Tener consciencia de Dios (la Fuerza Superior), es estar dotado de sabiduría. Esto es, no importa qué te ocurra o se te presente, es sólo una prueba o un medio para fortalecerte, o quizás incluso una recompensa, un nuevo conocimiento o percepción de la realidad. Cuando aprecias todo exactamente como te es dado, entonces tienes que superar tu ser inferior (que siempre quiere cambiar las cosas a su modo), y preparar el camino para que el "otro" (tu holón 4-D) se convierta en tu operador de 3-D.

 

Un Mago de la Tierra no es un adivinador. La adivinación es un programa babilónico basado en la esperanza y el temor del ego como una función de un sistema de creencias materialista. El Encantamiento del Sueño está destinado a superar y abolir la adivinación. "El Libro del Kin presenta los encantamientos que tienen las claves del vuelo mágico." El vuelo mágico es el viaje en el tiempo. El viaje en el tiempo es de un orden de realidad que no tiene nada que ver con la adivinación. ¿Cómo podemos alguna vez aprender, el viaje en el tiempo, si rechazamos tímidamente los códigos de las firmas galácticas en aras de la adivinación?

 

Convertir los códigos del Encantamiento del Sueño - los sellos, los tonos, las firmas galácticas - en adivinación, es regresar a los encantamientos babilónicos 12:60 de muerte, ego, impotencia y superstición.

 

Cada uno de los 260 códigos del encantamiento del Libro del Kin es una faceta de una meditación galáctica – el Encantamiento del Sueño Galáctico – que está destinado a elevar al ser humano fuera del campo de batalla babilónico del ego. Algo o alguien más, está meditando esta realidad superior. Cuando nos introducimos en la realidad superior (sin nuestro ego), participamos en esta meditación galáctica. Decir que los códigos del encantamiento son demasiado difíciles de entender es evitar el reto de la evolución.

 

El Encantamiento del Sueño y el sincronario 13:28 no son el calendario Maya. Son herramientas galácticas para introducirnos en un nuevo orden de realidad – el Tiempo Estándar Galáctico y el orden sincrónico. El sincronario 13:28 del Encantamiento del Sueño no provino de los mayas terrestres, sino de la Federación Galáctica, entre quienes se cuentan los Maya Galácticos, y cuyo puesto de vigilancia terrestre se conoce como la estación Intermedia AA. Los Mayas indígenas son descendientes que han consolidado el conocimiento original en sus propias tradiciones locales que tienen su propia e indiscutible validez, que incluye el calendario Maya – la cuenta larga de los días al 2012.

 

Los Mayas indígenas y los Maya Galácticos tienen una raíz común – la frecuencia 13:20. Pero en el cierre del ciclo, con 6.500 millones de seres humanos, la necesidad de un nuevo conocimiento para ayudar en la trascendencia evolutiva hacia el superhumano supermental requirió la nueva dispensación, el Encantamiento del Sueño. Sólo de esta forma podría el ser humano contemporáneo, de cualquier origen racial o cultural, aprender acerca del orden sincrónico y ser así re-armonizado con el universo. No hay lugar para la adivinación en este proceso.

 

Aprende la naturaleza de la mente natural y medita los códigos del encantamiento gratuitamente. Originalmente pura desde el principio sin principio, reconoce que tu esencia cósmica no es diferente de la faz de los budas. "No te descorazones. Aunque el mundo del 12:60 sea un desastre y el hermano luche contra el hermano, los códigos del Libro del Kin contienen la armonía inmediata del nuevo tiempo. … Márcate el paso a través de las armónicas y las ondas encantadas del Libro del Kin y la magia de la sincronicidad aumentará a tu favor." (Manual de Instrucciones del Encantamiento del Sueño, p. 70) Este, y no la adivinación, es el propósito del Encantamiento del Sueño y el Nuevo Tiempo. Cíñete a los códigos, y evoluciona hacia el ser cósmico: el homo noosférico.

 

(Este texto forma parte del Boletin Rinri, Edición del Misterio de la Piedra III, 2-2 de José Argüelles/Valum Votan)