Crónicas de la Historia Cósmica - Volumen I. Libro del Trono

| Introducción | Capítulo 1 | Capítulo 2 | Capítulo 3 |

 

INTRODUCCIÓN

 

INTRODUCCIÓN: PREPARANDO AL LECTOR PARA

LAS CRÓNICAS DE LA HISTORIA CÓSMICA

 

La Historia Cósmica es un descenso del Absoluto, un constructo positivo adecuado para el Cierre del Ciclo. Cuando te topas por primera vez con las Crónicas de la Historia Cósmica, de lo que verdaderamente se trata es de una confrontación de tus propios supuestos acerca de la realidad no examinados. Por lo tanto, es sabio que cuando te topes con este conocimiento seas capaz de poner tu mente en pausa. Esto es, tu mente conceptual, la mente del conocimiento adquirido, la mente que has heredado desde tu nacimiento; tienes que poner esta mente en pausa, y luego practicar cómo mantenerla ahí.

Debes practicar el detener tu mente por medio de la meditación, y hacerte a la idea del hecho de que tus pensamientos habituales usuales surgen sin que ni siquiera trates de hacerlo. Y estos pensamientos habituales se inmiscuyen como un filtro de la realidad. Es importante ver que tus pensamientos habituales o que tus conceptos acerca de la realidad son como fantasmas que surgen automáticamente, pero son sólo fantasmas. Es importante darse cuenta de cómo estos pensamientos pueden insertarse automática e inconscientemente en la pantalla de tu realidad de todos los días, de modo que tu conducta es en realidad una función de esos pensamientos o patrones acerca de los cuales eres básicamente inconsciente. Sólo cuando veas esto de verdad podrás tener acceso a nuevos pensamientos o a una nueva visión de la realidad.

En el caso de la Historia Cósmica, estás siendo introducido a un modelo de la realidad completamente nuevo, una nueva galaxia y un nuevo método de conocimiento, de modo que tienes que ser consciente de algunos puntos sutiles: la naturaleza de la mente, lo que se percibe, y cómo procesa la mente lo que se percibe. Empieza con parar la mente y darse cuenta que la mente está constituida de un número interminable de conceptos y guías que pueden o no estar conectados y están basados en supuestos acerca de la realidad que no se han sometido a examen. Tú debes ver realmente lo que pudieran ser todos esos supuestos. Tienes que verlos, y luego entender que si vas a contribuir con el modelo del mundo, entonces tienes primeramente que ponerte fuera de él. Tienes que desenganchar tus propios hábitos de pensamiento o modos de ver las cosas del modelo del mundo actual. Sólo de esta forma estarás realmente listo para considerar una nueva perspectiva o un nuevo modelo de la realidad. Inherente a esto está el asunto de la disciplina y el esfuerzo. La evolución se alcanza mediante el esfuerzo. El esfuerzo es evolución. Evolucionas tu mente, esforzándote en la disciplina y el saber. Tienes que esforzarte continuamente, no pares. Ninguna disciplina tiene realmente una terminación. A menos que tengas una clara comprensión de estos puntos sutiles, es difícil llegar a tener un entendimiento correcto de la Historia Cósmica. A menos que tú controles tu mente, ¿cómo puedes ver lo que es la realidad?

Con un esfuerzo continuo, la disciplina de estudiar la Historia Cósmica empieza a tener un efecto cualitativo acumulativo que incrementa cada vez más tu conciencia cotidiana a la percepción cuatridimensional de la realidad. En esta realidad todo parece como de sueño y lleno de espacio – y el cultivo de las percepciones y sensaciones cósmicas ocurre mucho más fácilmente. Este proceso es el efecto de la Historia Cósmica. Queremos decir con esto que las palabras o la frase de “Historia Cósmica” se refieren a un tipo de experiencia mental, una cualidad o estado de la mente del campo cósmico de la percepción.

Estas consideraciones sirven solamente para ayudarte a llegar a un punto en el que seas capaz de entender y apreciar que estamos tratando con una forma radicalmente “más nueva” de la realidad que la que, hasta ahora, se le ha presentado a la especie humana. Es importante saber cómo encarar los nuevos patrones de información de la Historia Cósmica de una manera receptiva, para que puedan impresionarte e imprimirse en ti.

 

 

 


PREFACIO: LA FILOSOFÍA DE LA HISTORIA CÓSMICA

 

“Pero, ¿por qué deberían cambiarse las acciones de la naturaleza? Quizá existe una filosofía más profunda que la que podemos soñar, una filosofía que descubre los secretos de la naturaleza, pero no altera, al penetrarlos, su curso.” Bulwer

 

La filosofía de la Historia Cósmica es que el universo existe como un vehículo para la involución y evolución del alma como un solo circuito omniunificante de toda conciencia divina omnievolucionante regulada por la Ley del Tiempo. Desde este punto de vista, la Historia Cósmica representa todo un sistema completo de pensamiento, así como una completa percepción de campo entero de la realidad y el universo; por consiguiente, hay implícita una filosofía, donde filosofía significa la comprensión de la naturaleza real de la realidad, una filosofía que es asumida por el principio de la Historia Cósmica.

La Historia Cósmica es el discurso del alma en sus etapas de involución y en sus etapas de evolución. La involución es el proceso de ir hacia una mayor densificación, y la evolución es el proceso de liberarse de tal densificación. La involución del alma puede entenderse también como la creación de la materia. Cuanta más materia se crea, más prolifera en toda su infinita variedad de formas a través de este universo y de todos los universos. Todas las formas de la materia existen como manifestaciones de la involución del alma. El aspecto externo de la materia representa la cualidad interna del alma. En otras palabras, cuando ves una flor o un cristal, ves la expresión de una cualidad del alma que ha tomado esa manifestación externa particular.

Pensar que hay un alma en una flor o en un cristal es debido a la involución y evolución del alma como un solo circuito omniunificante. Podríamos pensar de este circuito como altamente múltiple y con muchos y diversos hilos en su interior. Imagina que este circuito omniunificante se esparce de manera invisible a través de todas las diferentes formas de la materia y la vida que existen en el universo. Este circuito simboliza la conciencia divina omnievolucionante.

Así que tenemos el principio del alma, que puede entenderse como el aliento viviente del pensamiento de Dios, que se manifiesta en una forma particular o en un proceso de forma. De este modo, el cristal o la flor representan manifestaciones particulares de lo que pudiéramos denominar de manera burda un pensamiento o pensamiento-forma de Dios. No hay ninguna otra forma de explicar por qué un cristal es tan exquisito, aunque si bien mucha gente puede pensar: “Pero un cristal es sólo materia sin vida, no tiene ningún sentimiento”. Puede ser cierto que un cristal no tenga la cualidad de sensibilidad como la tienen la materia vegetal o las plantas, pero tiene su propia estructura y forma deslumbrantes, junto con sus poderes intrínsecos e internos de transducción.

Es esta potencialidad intrínseca de transducción de energía, acoplada con su forma, lo que constituye el alma del cristal. De esta manera, el alma es el pensamiento primario y divino de Dios que toma una forma manifiesta, dándole a esa forma su estructura, propósito y función. Incluso puede decirse que una máquina posee un alma, en tanto que se han puesto en ella un pensamiento, una intención, una función, y un propósito. Cuando esa máquina se enciende, te agrada y la mimas, y dices que es linda. Si es una máquina muy útil, no quieres que deje de funcionar. Así que vemos que todo está permeado por este circuito omniunificante evolucionado por la conciencia divina.

El universo es un pensamiento completo y complejo de Dios, que consiste de un número infinito de formas, procesos y estructuras, todo lo cual existe para la involución y evolución del alma desde la nada a la densidad, y desde la densidad a la luz. En la nada sólo existe el vacío. Luego Dios llena ese vacío con un pensamiento. El pensamiento se convierte después en una manifestación, y en ese proceso de manifestación, que la Ley del Tiempo define como la evolución del tiempo como conciencia, el pensamiento pasa por las etapas de lo preconsciente y lo inconsciente instintivo, y luego por formas de lo inconsciente más evolucionado, hasta que finalmente, el pensamiento alcanza un nivel de conciencia y conciencia continua. Ésta etapa final es, propiamente hablando, la etapa de evolución. En algún sentido, podrías decir que todo es evolución, pero realmente todo el proceso está fragmentado en estos dos procesos de involución y evolución.

El alma es la que se mueve a través del proceso de involución hacia la materia, y de evolución fuera de la materia en el universo. La conciencia es lo que evoluciona al alma por diferentes etapas – de lo preconsciente a lo inconsciente, hasta lo supraconsciente, y luego a la conciencia subliminal y la conciencia hiperorgánica – una conciencia que está más allá de cualquier consideración mental. Sri Aurobindo dice que incluso el concepto mismo de mente es solamente una función de la ignorancia, de algún estado inferior de la conciencia en búsqueda de conocimiento. La mente es sólo una transición relativa en la evolución de la dinámica entera de la conciencia. En un momento dado, la conciencia llega e estar libre realmente de la mente – que  es la dinámica subliminal de la conciencia – y por lo tanto, va más allá de la mente. Este es el alcance final de la conciencia.

Cuando vemos quiénes somos, vemos que en realidad somos justo estos pequeños recipientes de unos sistemas nerviosos altamente vibratorios, que representan un minúsculo eje entre la involución y la evolución del alma, la cual está siendo evolucionada por la conciencia divina y regulada por la Ley del Tiempo. Todo cuanto existe tiene un término y una duración precisa. Todo llega a ser y muta, en momentos precisos, en  un proceso sincronizado de regularización de tiempo, que está totalmente gobernado por la Ley del Tiempo.

El proceso de ir de la involución a la evolución se acelera con la conciencia acrecentada de la Ley del Tiempo. También estamos hablando de la aceleración de pasar de estados más densos a estados menos densos de la materia. Esto lleva a un gran número y variedad de transmutaciones en el proceso biomolecular de la vida, por el que estamos pasando justo en este momento. En este proceso, hay una tendencia, por ejemplo, a seguir primero una dieta vegetariana, luego una dieta crudívora, y eventualmente llegar a una dieta basada sólo en aire, agua y Sol. Esto corresponde al hecho de que la conciencia está evolucionando el alma de regreso a sus estados menos densos, y finalmente, cuando el alma se libera de los estados densos, tú alcanzas el punto de máxima supraconciencia: yendo de la conciencia hiperorgánica a la conciencia totalmente subliminal, o la conciencia sin cuerpo.

Ésta es una descripción de la filosofía de la Historia Cósmica. Sólo podemos aprender acerca de la Historia Cósmica debido a que la Ley del Tiempo se hizo consciente. Sólo cuando la Ley del Tiempo se hizo consciente pudo cambiarse la percepción de la realidad de una manera dinámica y dramática. Ésta es una función de los seres humanos vivos haciéndose conscientes a lo largo de un régimen profético entero en el desarrollo del Plan Divino. Cuando la Ley del Tiempo hizo a su agente o descubridor cada vez más autoconsciente, esto es, consciente de sí mismo como un vehículo de transmisión o un terton (aquel que encuentra un tesoro escondido), entonces eso requirió un objeto de transmisión, que es la aprendiz o la Reina Roja. Luego, este principio de transmisión binaria tuvo que llevarse a la manifestación consciente. Esto es importante de comunicar, ya que estamos tratando con un tema dual. Primero, está la filosofía de la Historia Cósmica, y segundo, está la instrumentación del proceso de transmisión por el que llega a ser conocida la Historia Cósmica en este planeta y en este momento. Por medio de estos agentes vivientes, la filosofía de la Historia Cósmica reúne el principio de la evolución del alma, la evolución de la conciencia, y la Ley del Tiempo. Como vehículo para la involución y la evolución, el universo mismo se convierte en aquello que pasa de lo inconsciente a lo consciente, y luego a lo supraconsciente. Dada esta filosofía, la Historia Cósmica es el modo de registrar y articular ese proceso por medio de los conductos divinamente predispuestos para adecuar su manifestación.

La filosofía de la Historia Cósmica puede también ser descrita como la redención del alma del mundo, del terror de la historia profana. Esto nos lleva a un nivel de una suposición y una aplicación relativo: de que la Historia Cósmica no existiría o no hubiera sido traída a la existencia si no hubiera una necesidad del alma mundial de ser redimida del terror de la historia profana. Si no hubiera necesidad de redención alguna, entonces no se necesitaría la Historia Cósmica. Pero el hecho es que el alma del mundo en este planeta particular está enredada en el terror de la historia profana.

Por un lado, el terror de la historia profana es meramente el punto máximo de densificación que experimenta la involución del alma antes de ser lanzada completamente a su proceso de evolución. Cuando la involución del alma en la materia alcanza un punto donde la materia misma se vuelve más compleja, más intensa y más densa, entonces el alma involucionada en esa materia experimenta cada vez más lo que denominamos el proceso del olvido.

Es este proceso de olvido el que crea la ignorancia, la que, a su vez, crea la propensión a fiarse de creencias ilusorias, conjeturas, o todo aquello que no ha sido cuestionado. Esto resulta en la creación de todo tipo de creencias dogmáticas no examinadas. Todas éstas, compendiadas o tomadas en conjunto, crean la historia profana, que es la descripción de un universo ilusorio inconscientemente sacado de la mente a la masa de la humanidad (que está tan enredada en la materia, que incluso no lo sabe). Al no saber de su densificación, la masa de la humanidad simplemente refleja de rebote una historia cada vez más profana, la cual es en realidad una historia de terror.

A esto se debe el que el modelo del mundo actual describa un universo “violento”, y también el por qué tenemos la teoría del “caos”, la teoría de la entropía, y la doctrina de la inexorabilidad en términos de la economía desregularizada del libre mercado. Todas éstas, son funciones del terror de la historia profana. Lo que crea el “terror” son  los puntos de vista no examinados, y la incapacidad de los seres humanos tanto para examinarse y para examinar su adicción inconsciente e implacable a sus propios sistemas de creencia relativistas. Esto es la completa abdicación de la libertad.

Los seres humanos están tan enredados en la historia profana, o el materialismo histórico, que piensan que tienen que mantener estos sistemas de creencia en marcha. Piensan: “Oh, tenemos ahora esta fábrica de fertilizantes”, o “Tenemos ahora la modificación genética”, o “Tenemos ahora relojes, ordenadores, pistolas y bombas, así que debemos mantener todo esto en marcha, no podemos de ningún modo darle vuelta atrás al reloj”. Todas éstas son expresiones de abdicación de la libertad, o incluso de negación de la libertad. ¿Por qué no podemos simplemente detenernos? ¿Por qué no podemos dejar todo eso y mirar mejor las estrellas? ¿Por qué no podemos decir que esto no está llevando a ninguna parte? Ésta es la razón de por qué la Historia Cósmica es completamente necesaria.

La historia profana es realmente el registro y la filosofía del materialismo histórico. Cuando el materialismo histórico se vuelve un fenómeno planetario, se torna en algo terrorífico. Cuando se vuelve un fenómeno planetario dominante, entonces en realidad a ninguna otra voz se le da autoridad o poder máximo si no es una voz que refleje, de una forma u otra, la fuerza inexorable del materialismo histórico. Esto es lo que crea lo que llamamos terror. El terrorismo mismo es una respuesta refleja a la dominación tiránica del materialismo histórico y a su efecto sofocante en el alma del mundo.

Es en este punto en el que emerge el mensaje profético. La Ley del Tiempo y la Historia Cósmica manifiestan el linaje mental de los mayas galácticos, e incluyen los códigos y claves proféticas para ser comunicadas en este momento del tiempo, cuando la necesidad ha alcanzado el punto culminante para una visión radicalmente alternativa respecto a la que actualmente domina la mente y el alma del mundo. El rol y la función del transmisor y el receptor de la Historia Cósmica es comunicar la voz profética dentro de un contexto más amplio (el cual es la Ley del Tiempo). Esta voz no está sino perdida en la visión profana del materialismo histórico. A través de la rápida difusión del calendario de Trece Lunas, el contexto más amplio de la Ley del Tiempo comienza a respirar en el altamente corrupto cuerpo del mundo y a desprenderse del alma sin vida del mundo, para revelar el nuevo humano planetario iridiscente.

La filosofía de la Historia Cósmica es tan grandiosa, tan simple y tan universal, que todo aquello que sea espiritualmente verdadero será reformado e integrado en esta filosofía. La Historia Cósmica es la fuerza que trae a la luz la redención del alma del mundo.

Como contenidos de la mente cósmica que permanecen universales y constantes para todos los niveles de la inteligencia, la Historia Cósmica es para todos los seres y para todas las capacidades. Sólo cambia según la capacidad de percepción. De modo que puede parecerle diferente a un perro o a un pleyadiano, de lo que te parezca a ti, pero de todas formas es el mismo cosmos que está siendo percibido o aprehendido por los diversos seres y niveles de inteligencia. La filosofía de la Historia Cósmica proporciona un criterio por el que uno puede examinar sus propias creencias o filosofías de la espiritualidad y de la religión, y ver cómo se ajustan a aquella. Puedes ver, entonces, el contraste entre la Historia Cósmica y la historia profana. La apreciación de la historia profana como una forma de terror arroja luz sobre el propósito y la razón de la Historia Cósmica. Ésta es la enseñanza medular acerca de la filosofía de la Historia Cósmica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PREFACIO: LOS ORÍGENES DE LA HISTORIA CÓSMICA

 

Historia Cósmica. Un vasto tema. ¿Pero por qué siete volúmenes? Porque somos en este momento una especie en mutación en dirección a la conciencia cósmica, y todo debe ser experimentado de nuevo.

El vehículo evolutivo de nuestra vida en la Tierra está “cambiando de velocidades”. Estamos yendo de la Era Espacial al Nuevo Tiempo. Todo debe ser imaginado de nuevo de manera radical. La base en el pensamiento humano para este cambio es la Ley del Tiempo. Un descubrimiento tal como el de la Ley del Tiempo ocurre una sola vez cada varios milenios. La razón por la cual hay siete volúmenes de las Crónicas de la Historia Cósmica, es para comprender plenamente todas las implicaciones de la Ley del Tiempo, respecto a la siguiente etapa de nuestra evolución.

Debemos entender que, primero que nada, la Historia Cósmica es un punto de vista. No es solamente una interpretación sistemática del conocimiento, de la historia, o de la ciencia, sino es también una perspectiva completamente cósmica que ve la integridad de la mente y la realidad a través de una lente galáctica muy pulida, de aquí: el Libro del Trono. Todos los tronos terrenales están basados en el arquetipo celestial del Trono Divino, la posición del Creador Omnipotente en el metafórico séptimo día de la creación. Esto establece a la Historia Cósmica como un punto de vista divino y sagrado. Las Crónicas de la Historia Cósmica definen la dimensión espiritual de un orden de la realidad, que se extiende jerárquicamente a través de una serie de dimensiones.

Desde la perspectiva de la Historia Cósmica, la evolución no es precisamente una mutación genética, sino un descenso de lo divino, que acelera lo material de la vida hacia una nueva y muy espiritual orientación. La conjunción de la mutación genética y el descenso de lo divino crea una nueva época de la conciencia planetaria: la noosfera. Cuando captemos este punto, entonces apreciaremos plenamente que estamos evolucionando de la condición del homo sapiens a la de homo noosphericus. La noosfera, la envoltura mental de la Tierra, es el depósito de la reformulación del conocimiento humano requerida por el descubrimiento de la Ley del Tiempo.

Cuando consideramos la magnitud de la Ley del Tiempo y el amplio alcance de las Crónicas de la Historia Cósmica, debemos preguntar: ¿Cómo ocurrió esto? ¿De dónde vino una concepción tal como la de la reformulación de la mente humana?

Toda renovación y reformación genuinas del conocimiento provienen de una revelación viviente, una transmisión viviente que procede de una etapa arquetípica superior que luego baja a la dimensión de la conciencia donde toma una agencia humana particular. En el caso de las Crónicas de la Historia Cósmica, esta “agencia humana” es una pareja arquetípica en la que un agente transmite y el otro percibe, de acuerdo con un propósito y una función específicos en un muy preciso momento en el tiempo. Para entender las Crónicas de la Historia Cósmica, es importante entender sus orígenes por medio de estos dos agentes. Una vez que entendamos cómo ocurrieron las Crónicas de la Historia Cósmica, entonces seremos capaces de apreciar mejor el punto de vista que está presentado en el Libro del Trono, y la razón de los subsecuentes seis volúmenes que siguen.

 

 

La Historia Cósmica es la plantilla o modelo evolutivo de la integridad noosférica, que es necesario para la reformulación de la mente y la base de conocimiento humano, en el fin del ciclo, el cual es el clímax de la materia. A lo que nos referimos con el término “historia humana” es realmente a la historia de cómo el materialismo histórico adquirió el dominio sobre la conciencia humana. La Historia Cósmica, entonces, es el punto de vista transmaterialista necesario, que desde la perspectiva noosférica, es el antídoto evolutivo real y el requisito para ir más allá de ese punto. El materialismo no cambiará aunque se destruyan fábricas o estaciones de radio y televisión. La única manera de cambiar el materialismo es mediante la deconstrucción de todo el sistema de creencias que lo creó, y su sustitución por otro sistema de creencias, el cual es la Historia Cósmica.

La Historia Cósmica está arraigada en el orden sincrónico, la matriz del tiempo cuatridimensional que sincroniza todos los aspectos de la realidad del plano físico tridimensional. En el orden sincrónico yace la matriz radial que está presente en la estructura de la noosfera (la capa mental de la Tierra) y el regulador del banco psi (el mecanismo de la noosfera que registra el tiempo cuatridimensional). Esto significa que toda la Historia Cósmica está incrustada en la noosfera. Tú puedes hablarle a la gente de esto, pero debemos ejemplificarlo para que se entienda.

Los originadores humanos y modelos arquetípicos de la Historia Cósmica son Valum Votan y la Reina Roja. Los arquetipos son los patrones primordiales de forma, estructuras cósmicas que transforman a los seres humanos tomados por ellos en caracterizaciones cuya presencia transporta a quienes son receptivos a ellos, hacia actores de un drama divino. Para el 2012, los seres humanos recordarán que son actores en este drama divino, el cual está titulado: “El Cierre del Ciclo y la Regeneración del Alma del Mundo”. La especie humana sólo entiende por el ejemplo de lo que otro ser humano ejemplifica; por consiguiente, la Historia Cósmica debe ser implantada en seres humanos.

Lo que está siendo ejemplificado por Valum Votan y la Reina Roja, es el principio de transmisión mental de los mayas galácticos. Es de la mayor importancia entender que este cambio y reformulación fundamentales del conocimiento humano, es en realidad algo que puede transmitirse de un ser humano a otro. Por lo tanto, puede volverse parte de la base de conocimiento humano adquirido. ¿Pero cuáles son las raíces del conocimiento?

Hay dos tipos esenciales de conocimiento: el conocimiento revelado, y el conocimiento adquirido. El conocimiento revelado puede ser cualquier cosa que va desde las profundas revelaciones espirituales, hasta el haberle revelado a Isaac Newton la ley de la gravedad, al observar la caída de una manzana al suelo. Newton no adquirió este conocimiento; éste le fue revelado a él por medio de su intuición y por mandato divino. En ese momento, su mente se abrió. Una vez que él formuló su experiencia, se convirtió en conocimiento adquirido.

En la Historia Cósmica, estamos tratando con un conocimiento revelado – un conocimiento que es revelado a través de un médium y luego transmitido al otro médium. Ambos encarnan el conocimiento, y luego lo transmiten. De este modo, vemos el proceso de pasar del conocimiento revelado al conocimiento adquirido: desde una base y una estructura absolutamente intuitivas, lo cual es la resonancia de una mente humana particular con los reguladores del banco psi y la noosfera, a la encarnación real de los principios estructurales dentro del ser.

La primera etapa del programa de la Historia Cósmica fue implosionada y luego transferida a través de Votan (conocido también como el Cerrador del Ciclo) a comienzos de 1983, con la escritura de La Tierra en Ascenso, un Tratado Ilustrado Acerca de la Ley que Gobierna los Sistemas Enteros. Es en este texto científico de sistemas enteros, en el que aparece el programa del banco psi por vez primera. Esta etapa básica de la Historia Cósmica fue continuada luego por el trabajo subsiguiente de Votan, El Factor Maya, junto con la totalidad del descubrimiento de la Ley del Tiempo. Estas vastas obras forman el programa base de la Historia Cósmica.

En cierto momento, cuando fue evidente para Votan que la estructura del sistema entero del saber cósmico representa un principio de redención del conocimiento para el ser humano, apareció el receptáculo correcto de transmisión. Éste está representado por la Reina Roja. Ella es la Reina Roja porque el ciclo tiene que renovarse. El rojo es el color de la iniciación, y “Reina” representa la matriz femenina que genera o da nacimiento, de lo cual el nuevo ser florece. Ésta es la razón de por qué el nombre de “Reina Roja,” evoca tal resonancia en la reminiscencia arquetípica.

Cuando el vehículo de la Reina Roja se le manifestó a Votan, entonces se puso en movimiento la dinámica de la Historia Cósmica. Debido a las fallas morales del proceso histórico dominado por lo masculino, la transmisión de la Historia Cósmica está engendrada no de un varón a un varón, sino de un varón a una hembra, facilitando así el descenso de lo Absoluto a lo relativo. Estos dos principios no están separados, sino en realidad se evocan uno al otro, y no podrían existir el uno sin el otro. El programa dinámico de la Historia Cósmica sólo pudo manifestarse después de que los dos principios se unieron el uno con el otro.

Las vidas enteras del transmisor y del receptor estuvieron divinamente guiadas y preparadas para el momento de revelar los códigos y claves de la Historia Cósmica. Por su naturaleza, la Historia Cósmica, como una reformulación de la mente y el conocimiento en el cierre del ciclo, es una labor o tarea tan monumental que los vehículos así preparados deben ser entendidos, realmente, como instrumentos puros de este proceso. En otras palabras, una vez que ellos se reunieron, y una vez que empezó el proceso de transmisión de la Historia Cósmica, tanto su caracterización como sus estilos de vida fueron completamente reconfigurados con el fin de ajustarse a la Historia Cósmica.

El principio de la máxima ejemplificación es denominado con el término de avatar. Un avatar encarna el descenso de un principio divino en un reino humano, de modo tal que el ser humano que asume un rol avatárico ejemplifica un principio divino particular. En este sentido, la Historia Cósmica es el principio divino, y Votan y la Reina Roja, son los modelos avatáricos. Cuando tú reconoces quiénes son en realidad estos dos seres, entiendes inmediatamente que estás tratando con un tipo de potencial evolutivo de ti mismo.

Para embarcarse en tan enorme empresa, los dos modelos humanos de la Historia Cósmica empezaron inmediatamente a practicar una estricta disciplina diaria de yoga y prácticas de meditación que incluye asanas y pranayamas del yoga Ashtanga, meditación shamatha y vipassana, darshan, mantras, y “ejercicios de mudras de la Segunda Creación”. Ellos descubrieron que todas estas prácticas habían codificado en ellos las etapas, procesos y estructuras de la Historia Cósmica. Estas prácticas de base, pueden entenderse como formas metalógicas que informan al ser con patrones y modos de comportamiento, los cuales son transhistóricos. Estos reflejos del Absoluto tienen que fijarse e incorporarse en sus seres, para la ejemplificación de la Historia Cósmica como la interpenetración del Absoluto y lo relativo.

Pero para que ocurriera la incorporación de la Historia Cósmica en sus cuerpos, Votan y la Reina Roja pasaron por incontables iniciaciones tanto internas como externas que los despojaron de tendencias habituales obsoletas, y que los armonizaron tan fina y delicadamente que la única función o propósito que quedó fue la Historia Cósmica. Todas sus configuraciones emocionales y astrales han sido diseñadas para que sean máximamente sensibles, lo cual está intensificado por un estilo de vida que tiende a excluir las formas de manipulación de los medios masivos de comunicación, y de todos los medios en general. Esto sólo intensifica más el espacio sensible natural en el que reside cada uno de ellos, de modo que puedan experimentarse las diferentes sutilezas de todas estas encarnaciones energéticas.

Por medio del proceso en marcha de la purificación histórica, los dos vehículos de la Historia Cósmica tuvieron que navegar en todos los diferentes programas de sus encarnaciones previas, tanto de éste como de otros mundos. Esto se manifestó en la forma de diversos y aparentes bombardeos mentales, o una incesante especie de ataques psíquicos, o formas-pensamientos recibidos por cada uno para ser transmutados y trascendidos mediante la sensibilidad de sus instrumentos purificados. La obligación de testificar todos los programas del inconsciente cósmico fue necesaria para asegurar que sus cuerpos astrales y emocionales quedaran completamente desnudos.

Para pasar por este arduo proceso, los dos modelos arquetípicos se mantuvieron tanto como fue posible en un ambiente concentrado y con un número muy limitado de influencias externas, de modo que lo que era intrínseco a ellos de la amalgama de sus encarnaciones previas estuviera lo más sensibilizado. Por medio de esta sensibilidad incrementada, los dos fueron capaces de reconocer qué tipos de energías estaban siendo realmente expresadas a través de ellos, con el fin de conectar esas energías con personajes o figuras públicas históricas particulares, o incluso con puras caracterizaciones, todas las cuales debían ser entendidas y trascendidas para que ocurriera la reformulación de la base de conocimiento humano.

Las sensibilidades experimentadas por Votan y la Reina Roja se deben completamente al hecho de que ellos son emanaciones avatáricas múltiples. En su proceso, los dos experimentaron un desarrollo simultáneo de un cuerpo cada vez más empático y compasivo para con la raza humana en su totalidad, sin excepción y con un amor y una aceptación totales, absolutos e incondicionales a todos los seres humanos y a todas las cosas, sin perder el juicio crítico. (Uno puede tener compasión hacia alguien, y al mismo tiempo uno debe ejercer el juicio crítico para ser capaz de ver con claridad y administrar el tipo de compasión requerido por la etapa del desarrollo evolutivo de un ser dado).

 

La Historia Cósmica: El Punto de Origen

Puesto que la Historia Cósmica es el campo central de la inteligencia universal, no hay nada que no sea Historia Cósmica. Para que esta inteligencia se manifieste en la Tierra, debe haber un punto de origen – Votan y la Reina Roja son ese punto de origen. Ellos fueron divinamente preparados no sólo en sus mentes, sino también en sus formas corporales. Esto quiere decir que lo que es denominado como “Historia Cósmica” es realmente la manifestación de la información que ha sido confinada en sus cuerpos. Por medio de la psicoactivación de sus dos campos energéticos se libera el programa de información conocido como Historia Cósmica.

Si uno pudiera ver una película astral del proceso de transmisión entre Votan y la Reina Roja, uno podría ver ciertas formas y estructuras que parecieran estar emanando de Votan, pero que son en realidad una respuesta a las matrices de estas formas y estructuras que están contenidas en la Reina Roja. Es un proceso mutuo. El transmisor y el receptor son uno y el mismo. El transmisor está destinado a cerrar el ciclo, y el receptor está destinado a abrir el nuevo ciclo. Los dos actores o agentes de la Historia Cósmica no sólo están ejecutando la dinámica de cómo se introduce el principio de la Historia Cósmica en el reino humano, sino están también cumpliendo una función profética o una orden profética que contribuye a la cualidad extraordinaria de su relación. Esto lleva de vuelta a la raíz de las estipulaciones entre Votan y la Reina Roja, que están derivadas de una profecía establecida en Palenque por los mayas galácticos. Esta profecía imbuye a la función y relación de Votan y la Reina Roja de una cualidad sobrenatural.

El rol del transmisor de la Historia Cósmica es en realidad el del Cerrador del Ciclo, que es una función de persona avatárica que es asumida por quien es conocido como Votan. Esto eleva la función de la persona de la Reina Roja a la misma estatura de desempeño avatárico. La relación entre los dos es totalmente única, porque es el final del ciclo en el que este desempeño está sucediendo. Hay muchos diferentes niveles que son producidos en conjunto por la interacción de sus personalidades, y que son transmutados en, en un nivel, en el desarrollo de las Crónicas de la Historia Cósmica, y en otro nivel, como el drama ceremonial de los siete años del Misterio de la Piedra y la Perfección del Alma Humana, 2004-2011.

El propósito esencial de los dos diferentes niveles que están instituidos  y desempeñados por Votan y la Reina Roja son, en un nivel, para la introducción de la reformulación de la base de conocimiento humano, y en otro nivel, para el esclarecimiento del misterio de la vida y la muerte. Esto nos lleva de vuelta al significado profético de los personajes a través del misterio de las tumbas, que es la esencia de la profecía: la tumba de Pacal Votan, y la tumba de la Reina Roja.

 

 

 

RELATO DE DOS TUMBAS

 


El estatuto profético de la Historia Cósmica tiene su fuente y significado en las dos tumbas de Palenque, la de Pacal Votan (692 d.C.), y la de la Reina Roja (700 d.C. (?)). La singular tumba de Pacal Votan, sólo comparable con la de la tumba de la Gran Pirámide de Giza, fue descubierta el 15 de junio de 1952. El descubrimiento fue iniciado en 1949 en el Templo encima de la Pirámide de las Inscripciones, cuando el arqueólogo Alberto Ruz limpió un gran montón de escombros y vio un tubo de barro asomando del suelo. Este tubo, como luego se descubrió, corría a todo lo largo desde la tumba en la base del Templo de las Inscripciones, luego por las escaleras, y hasta el piso del templo encima. Este tubo, que Ruz llamó “psicoducto”, llegó a ser conocido como TELEKTONON, o Tubo por el que Habla el Espíritu de la Tierra.

En la cámara en la que se encuentra la tumba, hay representaciones escultóricas de los Nueve Señores del Tiempo y del Destino. Debajo de la tapa elaboradamente esculpida del sarcófago se encontró una máscara de jade, la cual representa a aquel que ha adquirido un “rostro verdadero”, esto es, el conocimiento, la sabiduría, y la iluminación. Desde el tiempo en que se selló la tumba de Pacal en 692 d.C., hasta su apertura en 1952, pasaron exactamente 1260 años. Como sabemos por el descubrimiento de la Ley del Tiempo, 12:60 es el número del exilio en el plano tridimensional del materialismo. De acuerdo con el ciclo de 13 Baktunes, la Cuenta Larga de los mayas va desde el 3113 a.C. hasta el 2012 d.C. Del 692 al 2012 hay 1320 años. De acuerdo con la Ley del Tiempo, 13:20 es la frecuencia de la redención del tiempo. Ésta es la esencia de la profecía de de la tumba de Pacal Votan – que tenemos 60 años, entre 1952-2012, para dejar el tiempo artificial 12:60 y retornar al tiempo natural 13:20.

La tumba de la Reina Roja fue descubierta el 1 de junio de 1994, y su descubrimiento fue aclamado como el más sensacional desde el descubrimiento de la tumba de Pacal Votan, casi 42 años antes. La nueva tumba fue casi instantáneamente

 

identificada como la “Tumba de la Reina Roja”. Esto fue debido al hecho de que no sólo la tapa del sarcófago estaba pintada de rojo por fuera sino también era roja por dentro. Cuando se levantó la tapa, dejando ver a la Reina Roja, el 1 de junio de 1994, un polvo rojo (cinabrio) voló por todas partes en el aire, revelando los restos de un esqueleto de una mujer, junto con cantidades suntuosas de jade, perlas, y otras piedras semipreciosas y conchas. Se supuso inmediatamente que la persona en la tumba era un miembro de linaje noble, y que el cuerpo pertenecía a un gobernante de alta jerarquía. Era natural pensar esto, dado que esta tumba era similar en muchos aspectos a la de Pacal Votan. Y, por supuesto, fue descubierta en el templo XIII, adyacente al lado occidental del Templo de las Inscripciones de nueve niveles en donde se descubrieron el sarcófago y la cripta del Gran Pacal.

A diferencia de la tumba de Pacal, que está llena de inscripciones jeroglíficas, ni el templo, ni la cripta, ni el sarcófago de la Reina Roja, tienen una sola inscripción. Ni una sola clave glífica fue dejada respecto a su identidad, ni mucho menos la fecha de su funeral. Parecía que la tumba de la Reina Roja tenía el propósito de asombrar y confundir a las sagaces mentes decodificadoras de glifos de los expertos. Sólo una pieza de alfarería fue hallada afuera de la cripta conteniendo una fecha, 697 d.C.

Igual que la colocación de la tumba de la Reina Roja en el Templo XIII es muy obvia (al estar  adyacente al templo de la tumba de Pacal), igual parece que la carencia de toda pista jeroglífica o fechación también parece haber sido muy intencional. Los sarcófagos prácticamente idénticos fueron equipados con sendas máscaras de jade, que representan signos de sabiduría. La tumba masculina está inscrita, y es por lo tanto histórica; la tumba femenina no está inscrita, y es por lo tanto post-histórica, más allá del ciclo, esperando ser inscrita. De aquí que Votan sea el transmisor, el inscrito, y la Reina Roja sea la receptora, la no inscrita.

 


 

 

 

Estas tumbas son una alegoría o una metáfora que proveen el componente extraordinario o sobrenatural a las personas arquetípicas que deben poseer los dos modelos humanos de la Historia Cósmica para poder contar con la necesaria atracción magnética para ser agentes planetarios. El problema de las tradiciones espirituales, es que se han enredado en varios tipos de provincialismos sectaristas respecto a la teología, dogmas, y puntos de vista. Tiene que haber un nivel más alto de practicantes espirituales y de práctica espiritual que sea absolutamente planetario, y que no esté atorado en este tipo de sectarismo provinciano. Tiene que ser así porque el constructo del actual sistema de creencias, que es el contenedor que enmarca e informa a todos los sistemas de creencia espirituales de creencias, es totalmente materialista y separatista. Por consiguiente, el nuevo constructo, el nuevo sistema de creencias, y la nueva base de conocimiento, tienen que ser espiritualmente universales y no materialistas.

Cada emanación avatárica encarna a todas las previas. En otras palabras, las encarnaciones actuales de Votan y de la Reina Roja no están limitadas a una sola corriente avatárica, sino, dado que es el Cierre del Ciclo, ellos contienen todos los códigos y claves de todos los diferentes maestros de toda la historia. Esto explica por qué Madame Blavatsky llegó a ser una de los faros, particularmente para la Reina Roja, porque ella fue la mujer más singular en toda la historia que logró reunir todo un sistema enciclopédico de conocimiento. Ella sería una de las últimas encarnaciones en preparación para la encarnación de la Reina Roja.

De manera similar para Votan, ha habido toda una serie de encarnaciones previas. Así que cada uno es una suma de encarnaciones previas y de los métodos y formas de mensajeros y avatares previos.

 

GM108X

 


En el contexto psicomítico, la Historia Cósmica se conoce como la transmisión mental de los mayas galácticos de información codificada, referida simplemente como GM108X. La corriente mental pura del samadhi GM108X, como es transmitida de Votan a la Reina Roja, es una transmisión “entre los mundos”, y contiene la esencia de las enseñanzas de la Historia Cósmica. Es una transmisión “entre los mundos” porque su manifestación ocurre en el cierre del ciclo, y es un preludio al inicio del siguiente ciclo evolutivo.

Al mantener una mente pura, uno puede entrar en este samadhi y en ese nivel de transmisión mental donde pueden entenderse y recibirse los aspectos requeridos de conocimiento. Debe comprenderse que la transmisión mental GM108X, la profecía de Pacal Votan, y la Ley del Tiempo, son inseparables.

La Historia Cósmica no es una mera transmisión académica, sino es una transmisión completamente espiritual, planetaria y cósmica en esencia. La transmisión de la Historia Cósmica es la introducción de un nuevo orden de conocimiento y realidad como sistema entero planetario.

Más pronto que tarde, todos en el planeta tendrán parte en este sistema entero de conocimiento, lo mismo que hoy en día prácticamente todos los seres humanos tienen parte en la ciberesfera. De la misma forma, el sistema de conocimiento que creó la ciberesfera, está siendo deconstruido y reemplazado de tal modo que es igualmente e incluso  más planetario y global en esencia.

 



Origen Inmediato de la Historia Cósmica

La Historia Cósmica se inició y fue activada en la actual corriente de vida el día (en la Cuenta del Encantamiento del Sueño) Kali 25 de la Luna Galáctica del año de la Semilla Solar Amarilla (3 de marzo de 2002), en una ceremonia en lo alto de la Pirámide del Sol en Teotihuacan, México. Este punto clave de activación ocurrió en el Kin 164, Semilla Galáctica Amarilla, el mismo que el punto de la Sincronización Galáctica del 2013. A causa de esto, Votan había elegido originalmente este día para conducir una ceremonia para la apertura de los portales interdimensionales para el Nuevo Tiempo, con rumbo al 2013. Pero la ceremonia dio un giro mágico y Votan se encontró en lo alto de la Pirámide del Sol (el lugar donde él había tenido su primera visión 49 años antes), siendo honrado y reconocido por nueve ancianos indígenas como el Cerrador del Ciclo, el que habrá de traer el nuevo conocimiento a la humanidad. (Es importante señalar que la profecía de Pacal Votan provino de Palenque, pero el real empoderamiento y visión del Cerrador del Ciclo vinieron de Teotihuacan, “el Lugar donde los Dioses Tocan la Tierra”, o “el Lugar Donde los Hombres se Vuelven Conscientes de Sus Poderes Divinos”).

Es también importante notar que la Historia Cósmica fue activada inconscientemente en esta ceremonia en Teotihuacan, donde está almacenada toda una constelación del orden sincrónico, así como también del conocimiento esotérico y sabiduría. El chamán indígena Quetza Sha condujo la ceremonia de honrar a Votan como el profetizado para cerrar el ciclo. Este reconocimiento del poder y transmisión del conocimiento estimuló una tremenda activación en el Cerrador del Ciclo. Este evento fue un punto iniciático planetario de lo más poderoso (debido a la combinación de una intención muy enfocada y la energía de los nueve ancianos indígenas, junto con la energía consumada de la caverna de la serpiente que está situada debajo de la pirámide).

En la ceremonia en la cima de la Pirámide del Sol, Votan recibió un bastón o báculo sagrado, con un cuchillo de obsidiana en su punta, y se le dijo por parte de los nueve ancianos indígenas que continuara caminando el Camino Rojo al 2012, y que él tenía todo el apoyo de ellos. El líder indígena Quetza Sha pronunció estas palabras en nombre de los ancianos indígenas:

“Durante mucho tiempo hemos sabido que habría un nuevo conocimiento, un conocimiento que sería preparado para el nuevo tiempo que está alboreando, y que este nuevo conocimiento completaría y regeneraría el conocimiento y comprensión tradicionales. Te reconocemos, José Argüelles (Valum Votan), como el que ha traído el conocimiento de los códigos matemáticos de los mayas galácticos. Éste es el conocimiento del nuevo tiempo, la nueva era, y reconocemos que tú eres un maya galáctico, de modo que estamos aquí para obsequiarte este bastón ceremonial. Sabemos que has andado este camino, el Camino Rojo, durante toda tu vida, y esperamos con este bastón que continúes cumpliendo con tus responsabilidades de caminar este Camino Rojo hasta que cierres el ciclo que se supone debes hacer. Puedes contar con todos nosotros para apoyarte en este trabajo.”

 

 

HISTORIA DE TEOTIHUACAN

 


Teotihuacan fue el plan cósmico original de los mayas galácticos en la Tierra. Palenque era el centro nervioso del alto comando de la fase final y completa de lo que llamamos el experimento maya del tiempo en la Tierra. Sin embargo, la verdadera visión cósmica completa está literalmente dispuesta en la ciudad conocida como Teotihuacan, que está localizada a unos 19.5 grados de latitud Norte del ecuador. Ésta es más o menos la misma latitud norte en el planeta Marte donde se localiza la Cara de Marte. Así que hay una relación entre Teotihuacan, la Cara de Marte, y las pirámides de Marte. La Meca también está en la misma proximidad latitudinal que Teotihuacan.  Y, por supuesto, la magnificente e imponente Pirámide del Sol es la segunda en tamaño después de la Pirámide de Giza. Sobra decirlo, Teotihuacan posee una significación de una naturaleza supremamente cosmoplanetaria.

En la cosmología azteca-náhuatl,  la Pirámide del Sol conmemora el actual Quinto Mundo. La cima de la pirámide es un punto en el que el Quinto Mundo se transforma o transmuta en el Sexto Mundo, que es la era solar venidera, o la llegada de la nueva conciencia del Sexto Sol. Esto llegará a su plena manifestación en el 2013 – en el día Semilla Galáctica Amarilla. La clave está  en el hecho de que debajo de la Pirámide del Sol hay una gruta o santuario – un antiguo tubo de lava, tipo cueva. Esta cueva es un punto clave en el planeta para el conocimiento oculto de los iniciados serpiente de la sabiduría, dejado allí por la quinta raza raíz, según Madame Blavatsky.

Esta cueva particular contiene muchos fractales multidimensionales de conocimiento, almacenados aquí por medio de la geometría de las estructuras de piedra, que contienen formas de resonancia telepática tanto de Marte como de Maldek (ahora el cinturón de asteroides), y está custodiada por guardianes de la Tierra, los elementales, quienes mantienen comunicación con el Logos Planetario. Todo este conocimiento ya ha sido activado en la caverna subterránea en dos puntos precisos. La primera activación ocurrió cuando Votan visitó la cueva cuando el Sol estaba en el cenit en el Día Fuera del Tiempo, Caminante del Cielo Rítmico Rojo, en 1999. La segunda activación ocurrió cuando los nueve ancianos indígenas se reunieron en la cueva subterránea en el día Sol Autoexistente Amarillo, cuatro días antes de la ceremonia de la Semilla Galáctica Amarilla.

Sol Autoexistente – 4 Ahau – marca el primer día del comienzo del Gran Ciclo de la historia: el 13 de agosto de 3113 a.C., y en la Cuenta Larga, el Sol Autoexistente ó 4 Ahau también corresponde a la fecha profética del 21 de diciembre de 2012. Estos son puntos clave. Es importante señalar también que en 1953, a la edad de 14 años, Votan estaba en lo alto de la Pirámide del Sol en una fecha muy cercana al 25-26 de julio. Ésta fue la activación inicial de la transmisión mental de los mayas galácticos, que lo prepararon para todo el trabajo que tendría que hacer respecto a la decodificación real del conocimiento profético de Teotihuacan y de los mayas galácticos. De esta forma, esos momentos están tejidos uno al lado de otro como una plantilla o molde del despertar en Teotihuacan.  Esto se remonta hasta el conocimiento original, que fue la disposición cósmica de la ciudad y la creación de las estructuras geométricas.

 

  

Nueve Días Después de Esta Ceremonia, La Historia Cósmica Llegó a la Tierra

Pocos días después de la ceremonia, Votan regresó a Oregon, y exactamente nueve días después de la ceremonia, en el día Limi 6 de la Luna Solar (12 de marzo de 2002), Caminante del Cielo Autoexistente, vino la activación de la Historia Cósmica a petición reiterada de la Reina Roja de un tutorial sobre la Historia Cósmica. Cuando ella pidió el tutorial por tercera vez, Votan supo que algo muy serio estaba pasando, y sintió un profundo estremecimiento en lo más interior de su ser. Esa tarde él tuvo un estallido de reminiscencia interplanetaria respecto a la Historia Cósmica. El día siguiente, Mago Entonado, empezó una serie de 260 tutoriales consecutivos. En la Cuenta del Encantamiento del Sueño, el Caminante del Cielo Autoexistente representa a Marte “solar-profético”, y el Mago Entonado Blanco representa a Maldek “solar-profético”. (Estos son los dos planetas clave en la cosmomitología  del drama interplanetario de nuestro sistema solar). Solar-profético se refiere a la inhalación solar en cuanto pulsa desde el Sol, a lo largo de las órbitas planetarias, y hasta el borde galáctico de la heliosfera.

Es importante entender los orígenes de la Historia Cósmica para captarla en su totalidad. Mediante un mutuo reconocimiento del destino, la reina Roja había venido para ser la aprendiz de Votan 52 días antes, el día Viento Entonado Blanco, Kali 11 de la Luna Resonante (20 de enero de 2002). Una vez que el noviciado tuvo lugar, ellos comprendieron la enormidad de la vasta “transmisión entre los mundos”, que no estaría completa hasta el 2012. Desde el principio, fue claro que su misión como hechicero/aprendiz requería de un proceso que involucraba sus vidas enteras. También estaba claro que todo cuanto se refería a su constitución y procesos psicológicos había sido preparado de una forma absoluta para este acto de transmisión y activación del ciclo de la Historia Cósmica.

Así se involucraron en un giro galáctico completo de 260 tutoriales, todos dados específicamente con el tema de la Historia Cósmica. Bajo cualquier estándar, esta sucesión de tutoriales sobre los diferentes temas implicados fue un estupendo esfuerzo que requirió un enfoque y concentración máximos de parte del transmisor y la receptora. Este esfuerzo fue llevado a cabo prácticamente cada día sin fallar, incluso cuando se encontraban viajando. Éste fue el origen real de la manifestación de la Historia Cósmica en la Tierra. Cuando algo como eso sucede tan rápidamente, de tal extensión y alcance, y con tal variedad de tópicos y temas, no es sino hasta mucho tiempo después de que tú lo has terminado, que te das cuenta o entiendes cuál va a ser el proceso de organización o cómo va a ser su arreglo. Este proceso de intensa transmisión, con duración de un giro galáctico, llevó a una segunda fase, la de la destilación, transcripción, y creación del orden, y finalmente, la conceptualización de los siete volúmenes requeridos para acomodar la vasta gama de información dada en los tutoriales. Luego vino la planeación y el darle forma al primer volumen.

Es importante comprender el vínculo entre la activación de la ceremonia en Teotihuacan y las Crónicas de la Historia Cósmica, en el sentido que la Historia Cósmica dependía del empoderamiento y autorrealización consciente de Votan como Cerrador del Ciclo. Esta realización fue un disparador muy crítico que apuntaba al hecho de que la Historia Cósmica es muy específicamente una “transmisión entre los mundos”, una transmisión especial para el tiempo comprendido entre el comienzo del tercer milenio cristiano y el real cierre del ciclo, 2001-2012, o el tiempo entre el cuarto y el quinto mundo de la profecía de los Hopis, o la transición del quinto al sexto sol de las profecías mexicas.

La Historia Cósmica no articula el mundo pasado, sino el que viene, o lo que podríamos llamar la formulación del conocimiento en el mundo venidero, o el sexto sol de la conciencia, o el quinto mundo, la era del centro. Éstas son  formulaciones psicomíticas de nuestro ascenso evolutivo a la noosfera, la mente planetaria.

Cuando entiendes que la noosfera es la próxima etapa evolutiva, no sólo de nuestra especie, sino de nuestro planeta en el orden cósmico, entonces puedes apreciar el contexto monumental y el plan de juego que abarcan las Crónicas de la Historia Cósmica. Por consiguiente, tú, quien serías reformulado, ¡entra ahora al Libro del Trono!

Descargar la introducción en formato word


 

CAPÍTULO 1

 

 

PARTE I: EL RELATO

 

“ESCUCHA, SÓCRATES, ESTE RELATO; TAN EXTRAORDINARIO

COMO ES, ES ABSOLUTAMENTE CIERTO.”

 

Platón, Timeo, 355 A.C.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Capítulo 1

¿Q es la Historia Cósmica?

 

La Historia Cósmica es el núcleo del campo universal de la inteligencia. La premisa de la Historia Cósmica es que este campo universal de inteligencia no ha sido conocido con exactitud en este tiempo presente. Por esta razón tiene que haber la reformulación del constructo del conocimiento en el mundo. Estamos tratando con un constructo completo del mundo. De hecho, podríamos decir que la forma completa en que se presenta el mundo cotidiano en este planeta al ser humano a través de sus sentidos, es en cierto sentido inadecuada, equivocada e incorrecta.

Por supuesto, es difícil para alguien que no ha conocido sino sólo esta inadecuada e incorrecta visión del mundo, entender que pueda existir algo más allá de eso o incluso que pudiera haber algo equivocado con este constructo particular. Éste es el punto básico con el que estamos tratando en este momento. La Historia Cósmica es realmente una plantilla o una capa superior de un entendimiento comprehensivo, que tiene el objetivo de reemplazar todo el constructo del mundo que existe hoy en día.

Cuando hablamos acerca del constructo del conocimiento del mundo, estamos hablando acerca del constructo que establece absolutamente todo lo que es experimentado en el mundo, particularmente a través de lo que podríamos llamar los medios públicos – las revistas, los periódicos, la televisión, la Internet, la radio y la mayoría de las formas de la educación pública. En otras palabras, todas las diversas formas en que la información se transmite y se comunica actualmente al mundo, en general son perceptualmente incorrectas, equivocadas o inadecuadas. Pero podríamos decir que si la Historia Cósmica es el núcleo del campo universal de inteligencia, entonces, ¿por qué no se había conocido esto previamente? Esto es lo que este capítulo dilucidará.

Cuando hablamos acerca de la estructura dominante y prevaleciente del mundo, estamos hablando de la estructura de información e inteligencia que impregna y domina lo que llamamos las naciones ¨”industrializadas” del mundo, las naciones que son responsables de la producción de lo que es denominado la tecnosfera, o la envoltura artificial industrial/tecnológica de la Tierra. El campo global de la tecnosfera es un constructo artificial basado en la conciencia de máquina y trucos publicitarios de mercadotecnia.

Cuando pensamos acerca de la tecnosfera y la perspectiva dominante del mundo, que niega el tiempo y la conciencia, tenemos que entender que hay un solo orden mental inmenso que se está hablando a sí mismo constantemente. En otras palabras, cuando lees el editorial de un periódico es realmente sólo la mente hablándose a sí misma. Cuando ves en la televisión un programa de noticias o lees las noticias en la Internet, es todavía la mente hablándose a sí misma. Porque, ¿quién está leyendo o viendo las noticias sino la mente que las creó? Éste es un punto fundamental que hay que captar bien.

Cuando vemos a quién y de qué forma se presenta esta visión del mundo actual, advertimos que hay unas premisas básicas que son completamente erróneas. La primera premisa es que sólo hay unidades individuales de conciencia; por consiguiente, no hay una conciencia o una comprensión de la noosfera. La noosfera es la envoltura mental de la Tierra o la capa pensante de la Tierra. Puede entenderse como la unidad de almacenamiento de la suma de las interacciones mentales de la totalidad de la vida, tanto en el reino fenoménico como en el imaginal.

La carencia de conocimiento de la noosfera, junto con el del regulador del banco psi, es la falla principal de la estructura dominante y prevaleciente que gobierna las percepciones del mundo hoy en día. Esto se debe al hecho de que toda la biosfera (la esfera de la vida y su sistema de soporte) está realmente gobernada y operada por la noosfera. El banco psi puede entenderse como el mecanismo regulador, panel de control, o “sistema nervioso” de la noosfera. Localizado entre los dos cinturones de radiación de Van Allen, los componentes principales del campo electromagnético de la Tierra, el banco psi está instrumentado según el factor de tiempo cuatridimensional del cual los mayas estaban muy conscientes. Este factor de tiempo cuatridimensional regula el ADN, que incluye todas las etapas de la evolución y los procesos de mutación de la vida en la Tierra. De esta manera, el banco psi sirve como un archivero donde se depositan los registros del tiempo cuatridimensional. Esto se detallará posteriormente y en volúmenes subsecuentes. (Para más estudio ver La Tierra en Ascenso y El Tiempo y la Tecnosfera).

Hasta ahora, toda la biosfera ha estado gobernada inconscientemente por la noosfera. Es importante entender que la mente que se está hablando a sí misma es realmente la noosfera, la esfera mental de la inteligencia en el planeta. Pero debido a que no sabe que es la tecnosfera, está hablando en una forma restringida y provinciana, operando con un sistema de creencias limitado y un conjunto asumido de puntos de referencia. La premisa más fundamental de este punto de vista de escala de hormiga es que el materialismo no es solamente bueno, sino es la única forma viable de la realidad. Este punto de vista sostiene la noción de que el mundo es puramente un constructo físico, y por lo tanto nosotros, como seres humanos, somos puramente constructos físicos.

En esta visión fisicalista del mundo, el propósito de la vida es hacer la facilitación material de este constructo fenoménico tan confortable como sea posible. Cualquier cosa que vaya contra ese confort, y cree incomodidad, va a ser contrarrestada, mientras que cualquier cosa que fomente esta comodidad, será ayudada y estimulada. Esta es una premisa fundamental inconsciente y tácita de todo lo que ocurre como información en el constructo actual del conocimiento del mundo, el cual puede ser visto como un lazo de retroalimentación de información, o la mente hablándose a sí misma.

Lo que la mente está haciendo continuamente es apuntalar su propio sistema de creencias, que es un sistema de creencias absolutamente materialista – sin cuestionar, tácito – de la naturaleza física de la realidad y del ser. En este constructo del mundo, a lo que nos referimos como religión o ideas religiosas son meramente ideas que son evaluadas, de nuevo, de acuerdo al grado en el que fomenten el confort físico o creen incomodidad física. Éste es el constructo dominante y prevaleciente.

Dentro del constructo dominante – que podríamos llamar la mente del humano planetario que se habla a sí mismo – hay subconstructos más o menos extraños. La forma más extraña de subconstructos, es la forma que parece atacarse a sí misma. Esto es usualmente denominado como terrorismo, que esencialmente es una ideología que no parece buscar la comodidad física. Todas estas son sólo formas de justificación para fomentar una dominación particular en el mundo.

Lo que estamos describiendo, es la matriz que mantiene a todo el orden mundial actual en su lugar. A donde quiera que uno vaya y sea quien sea con el que hablemos, estamos atrapados, en uno u otro grado, por este constructo del mundo. Si vas a una tienda todos sus empleados están atrapados en este constructo al estar ellos implicados en un sistema de promoción de bienes materiales o de comodidad material, mientras que simultáneamente ellos mismos están atrapados en una red de búsqueda de la comodidad material, y así sucesivamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este materialismo, es con mucho, la más grande fuerza y el más grande factor que ha mantenido a la mente humana en un estado de conciencia cada vez más reducido.

Este materialismo es, con mucho, la más grande fuerza y el más grande factor que ha mantenido a la mente humana en un estado de conciencia cada vez más reducido. En otras palabras, los parámetros sensoriales de la mente se mantienen contraídos al modo de pensamiento de la pura sobrevivencia física. Este tipo de pensamiento está alimentado por la industria del entretenimiento, la cual crea un cierto tipo de reino imaginal. Cuando ves detrás de todas las imágenes, personajes y arquetipos de este reino imaginal, particularmente los de la industria del cine o el de la ficción “barata”, ves que toda la industria del entretenimiento parece estar basada en el grado con el que se fomentan las comodidades fisicalistas, o se crea el temor de perderlas. Luego está el elemento de entretenimiento marginal que es provocado por un tipo de desesperanza o desesperación espirituales, o algún tipo de optimismo espiritual, que están relativamente limitados en la esfera real de influencia global.

Sólo estamos esbozando aquí una imagen general del estado actual del campo mental humano, que es una sombra rudimentaria de la noosfera. Es tan sólo un constructo mental que, a través de la tecnosfera, envuelve al mundo y está promovido por los medios de información globales del planeta: televisión, radio, Internet, etc. Este sistema de pensamiento se transmite instantáneamente todo el tiempo alrededor del planeta por medio de estos medios de comunicación artificiales y tecnosféricos. Esto es lo que hace parecer a este sistema de pensamiento como una sombra primitiva de la noosfera, aunque rodea al mundo; es primitiva porque no es la noosfera, o más bien, es la noosfera estando inconsciente de sí misma.

Debe entenderse que el actual constructo mental del mundo es un paraguas completo que abarca todo el planeta. Desde el punto de vista de la Ley del Tiempo, este paraguas es una función de un tipo de pensamiento erróneo que esencialmente crea una falsa percepción fundamental de no solamente qué y quiénes somos, sino de lo que es la Tierra y de lo que estamos haciendo en ella. Si escarbas hasta la raíz de esta falsa percepción, por encima y más allá de estar fomentada por la frecuencia de tiempo mecanicista, en su raíz subyace una pregunta: ¿Tienes o no una creencia en el alma?

Y si crees en el alma, entonces, ¿crees en el hecho de que la memoria de Dios está inscrita en el alma? Esta es la raíz absoluta de la falsa percepción de quiénes y qué somos. Una de dos: hay un tipo de creencia fundamental en la memoria de Dios inscrita en el alma, o no la hay; o hay una negación de ello, o una hipocresía total al respecto. Si hay una creencia en la memoria de Dios inscrita en el alma, entonces el único propósito de la vida es recordar a Dios y regresar al alma, ese lugar puro donde puedes leer las palabras inscritas que Dios ha colocado en tu corazón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Por qué se invirtió la memoria de Dios en un tipo de fundamentalismo?

Si puedes perseguir esto entonces estarás persiguiendo una vida en Dios. Esta es una discrepancia básica desde el punto de vista materialista. Esta creencia está realmente en la raíz de lo que se llama fundamentalismo; sin embargo, la mayoría de los fundamentalismos se vuelven sistemas cerrados y se oponen al dominante sistema de creencias materialista, creando así muchos de los conflictos que hoy existen en el mundo.

Podríamos preguntar: ¿Por qué se invirtió la memoria de Dios en un tipo de fundamentalismo? Esto, de nuevo, tiene que ver con una raíz mas profunda, que es lo que nosotros denominamos la falta de conocimiento de la noosfera. En otras palabras, en el constructo actual del conocimiento del mundo estamos tratando con sistemas de creencias en los cuales hay una multiplicidad de capas o niveles de lo que pudiéramos llamar pensamiento erróneo o inadecuado, si no es que incorrecto. De nuevo, el problema más fundamental en nuestro planeta hoy en día es la falta de un conocimiento cabal de la noosfera. Éste es realmente un problema evolutivo.

Hasta ahora, la noosfera no ha podido realizarse a plenitud, de modo que, incluso los mejores sistemas espirituales de creencias, son de alguna forma provincianos, porque desarrollaron su creencia en los errores del pensamiento humano que se desarrolló antes de que hubiera el conocimiento completo del todo planetario, o la conciencia del mundo como un sistema entero. El constructo actual de conocimiento del mundo se hizo dominante en la medida en que el mundo se globalizaba, empezando en 1969, cuando se vio por primera vez la Tierra desde el espacio.

Es importante entender que el sistema dominante que creó tal visión desde el espacio está tan enraizado en el materialismo que crea incluso mayores problemas que los provincialismos de las diferentes tradiciones espirituales. Este sistema se involucra en formas conspiracionales y siniestras, a través del apoyo e incitación de los diferentes conflictos sectarios de los sistemas tradicionales, como el hindú, o el musulmán, o el que sea. Éste es un problema básico muy grande porque éste es el sistema que realmente domina y afecta a todos los sistemas de creencias en el mundo hoy en día. En otras palabras, este sistema materialista de creencias se introduce en los otros sistemas de creencias.

 

Sin embargo, cuando estas tradiciones se desarrollaron por primera vez, lo que el budismo, el cristianismo, el Islam y todas las religiones y enseñanzas espirituales pensaron que era el mundo, no era realmente todo el mundo. No había todavía un conocimiento completo del mundo. A medida que el conocimiento del mundo ha explotado y luego implosionado, la tendencia de esas tradiciones ha sido aferrarse más aun a lo que fue desarrollado hace muchos siglos.

Por ejemplo, podemos leer textos budistas que describen el mundo, que, por un lado, puedes decir que describen constructos míticos, pero, por otra parte, ¿qué quieren decir cuando describen el mundo en que vivimos como el continente meridional Jambudvipa? ¿Se están refiriendo a la India, o están viendo a la Tierra como una parte de este continente meridional de algún tipo de orden galáctico? Vemos que hay cierta incongruencia en este constructo. Éste es un constructo que fue convenido, por ejemplo, en el sistema de creencias del budismo tibetano. O en el sistema de creencias islámico, la tradición dominante del Hadith y la Sunna (basados en los dichos y relatos de la vida del Profeta Mahoma, que la paz esté con él) fue desarrollada antes de que hubiera un conocimiento completo del entero planetario, aunque por la época del desarrollo posterior del Islam este conocimiento estaba consolidado.

Sin embargo, cuando estas tradiciones se desarrollaron por primera vez, lo que el budismo, el cristianismo, el Islam y todas las religiones y enseñanzas espirituales pensaron que era el mundo, no era realmente todo el mundo. No había todavía un conocimiento completo del mundo. A medida que el conocimiento del mundo ha explotado y luego implosionado (de implosión, en tanto opuesto a explosión; n. del t.), la tendencia de esas tradiciones ha sido aferrarse más aun a lo que fue desarrollado hace muchos siglos. Esto crea diversas formas de sectarismo autodestructivo, ya sea en una forma extremada del Islam, una forma fundamentalista cristiana, o incluso una forma budista que se preserva por sus propios medios; en la raíz de estos sistemas de creencias, hay también una falta de conocimiento de la existencia de la noosfera.

 

 

 

 

El conocimiento de la noosfera sólo puede darse como resultado de que el ser humano se convierta en un humano planetario. Cuando esto ocurre el ser humano se da cuenta de que la Tierra es realmente un tipo de esfera en el espacio y tiene un constructo real del conocimiento de ese espacio en relación al centro galáctico y a todo el orden galáctico. Esta evolución del conocimiento ha creado hasta este momento todos los diferentes problemas del mundo de nuestros días, aunque esto no excusa a ninguno de estos sistemas de creencias inadecuados. Ahora bien, todos los sistemas de creencias deben ser evaluados o reevaluados, y sólo pueden reevaluarse en el contexto de la Historia Cósmica, incluyendo el conocimiento de la noosfera y del banco psi.

Cuando hablamos de la Historia Cósmica, estamos hablando acerca de la impronta del campo universal de inteligencia como un todo integral dentro de la noosfera e informando las placas del banco psi. Solamente en este momento en el tiempo podíamos realmente llegar a la Historia Cósmica. Vemos que la Historia Cósmica es también un punto de realización evolutiva. Hemos llegado a cierto lugar en la evolución del conocimiento en la Tierra que requiere un salto hacia un conocimiento expandido. Este conocimiento expandido es la Historia Cósmica.

 

Cuando hablamos de la Historia Cósmica, estamos hablando acerca de la impronta del campo universal de inteligencia como un todo integral dentro de la noosfera e informando las placas del banco psi. Solamente en este momento en el tiempo podíamos realmente llegar a la Historia Cósmica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DISIPANDO LAS NUBES DEL MATERIALISMO

 

El pensamiento noosférico no es un pensamiento materialista. Éste es un punto fundamental. La noosfera, por su propia naturaleza, es un órgano planetario cuatridimensional mental/espiritual. Éste es el órgano de la evolución mental/espiritual del planeta en relación con la estrella que lo hospeda. Éste es un punto de vista o percepción radicalmente diferente respecto al sistema actual de pensamiento. Difícilmente puedes hablar acerca de ambos en una sola expresión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Y sucederá que cuando haga venir nubes sobre la Tierra, se dejará ver entonces mi arco en las nubes.”

Génesis 9:14

El ciberespacio es el sistema de inteligencia producido por la artificial y electrónica tecnología de la información, , y es dependiente de ella, i.e., la Internet. El ciberespacio es una sombra primitiva de la noosfera; es una esfera planetaria, pero de todos modos, es sólo una sombra, y no la esencia luminosa real del sistema noosférico de pensamiento. Este ciberespacio está contenido en la tecnosfera, y proporciona el tejido conectivo del sistema de creencias de nuestros días, así como del constructo del mundo. Podríamos comparar metafóricamente el constructo actual del mundo con una nube masiva que cubre todo el planeta, y que es mantenida por un sistema materialista de creencias total. Cuanto más se mantiene este sistema materialista de creencias, más densa se vuelve la cubierta nubosa. La cubierta nubosa no significa que no haya una estratosfera noosférica luminosa por encima de ella. La noosfera está allí, sin importar la nube.

La desilusión respecto de la cubierta nubosa del sistema materialista de creencias es el propósito de la Historia Cósmica; sólo entonces puede brillar el claro campo mental del ser humano en cuanto campo mental planetario. Tras la disolución de la cubierta nubosa o sistema de creencias, el aparato por el que se mantiene este sistema de creencias se transformará, trasmutará y disolverá de tal modo que lo único que quedará será la noosfera.

Podría parecer a algunos que esta disolución del sistema materialista de creencias es una tarea más bien imposible, igual que los más endurecidos cínicos materialistas dicen que es imposible cambiar el calendario. Ellos dicen esto porque realmente creen que tú nunca disolverás el sistema materialista de creencias. Todo aquel que cree en el Nuevo Tiempo y en el cambio de calendario, habrá de encontrar este tipo de respuestas, no una, sino muchas veces. El movimiento de paz y cambio de calendario es como un pequeño brote o retoño. Detrás de este brote o retoño hay un rayo de luz introduciéndose en el denso sistema materialista de creencias. Y tras ese rayo de luz está realmente la elaboración completa de los principios y constructos que constituyen la Historia Cósmica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En los anales más excelsos del pensamiento espiritual y religioso, y en las más grandes civilizaciones, siempre ha habido alguna comprensión de la Historia Cósmica.

Este sistema materialista de creencias ha acompañado a la especie humana desde el inicio del ciclo de la historia. De hecho, podríamos decir que el sistema materialista de creencias es lo que creó el ciclo de la historia humana. Cuanto más se aproxima el ciclo de la historia al momento presente, más oscurece el potencial para comprender la realidad de la Historia Cósmica. En los anales más excelsos del pensamiento espiritual y religioso, y en las más grandes civilizaciones, siempre ha habido alguna comprensión de la Historia Cósmica. Cualquier sistema de creencias que haya desarrollado una visión en relación al Absoluto, o a Dios, como la Realidad Última, o cualquier idea de que hay un Absoluto o Realidad Última, tal como el Dharmakaya de Buda; todos ellos están tocando ciertos principios de la Historia Cósmica.

Desafortunadamente, estos puntos de vista se han vuelto cada vez más exotéricos, luego invisibles, y, finalmente, inexistentes, a medida que ha avanzado el proceso de la historia humana materialista. Cuando hablamos de la historia humana en la forma en que está escrita en todos los libros de texto, estamos en realidad hablando de la historia y la extensión del materialismo humano a través de fuerzas políticas en competencia denominadas imperios. Estos imperios están basados en principios de avaricia y codicia, y se sustentan en la creencia de que el ser humano es débil, y que está en la naturaleza humana el ser susceptible a la codicia. En este limitado sistema de creencias, no hay nada que pueda detener la codicia, salvo refrenar los instintos codiciosos mediante la creación de estructuras políticas como la democracia, que supuestamente mantiene a raya a estos desagradables aspectos de la naturaleza humana, pero en realidad sólo los fomenta, porque todo está basado en una mentira. El sistema de creencias que cree que los seres humanos son fundamentalmente malos, y que no puede confiarse en ellos, crea un mundo de temor y desconfianza, guerra y terrorismo. Tal es la definición del constructo dominante del mundo denominado materialismo histórico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DECONSTRUIR, PURIFICAR, Y REFORMULAR

 

Desde el punto de vista de la Historia Cósmica, es erróneo creer que el ser humano es básicamente malo, y que no puede frenarse su codicia. Si esto fuera verdad en el caso de la naturaleza, entonces ésta se estaría destruyendo a sí misma. ¿Es el ser humano una excepción? Este defectuoso sistema de creencias concerniente a la naturaleza del ser humano está incrustado en el materialismo histórico y se ejecuta (como una melodía, n. del t.) una y otra vez en un lazo de retroalimentación auto-limitante. Si uno le dice algo a alguien un número suficiente de veces, se lo creerá y creará su mundo de acuerdo a ello. Desde el punto de vista del Sagrado Corán y de la Biblia, vivimos en el mundo de Satán. Éste es el mundo del humano caído. O desde el punto de vista budista, vivimos en un mundo creado por el ego (samsara). Estas visiones del mundo constituyen una de las premisas fundamentales del materialismo histórico.

Con el fin de deconstruir el materialismo histórico, que está en la raíz del constructo del mundo actual, tenemos que ver lo que es lo opuesto al materialismo, que realmente es la realidad espiritual. El materialismo es precisamente una excepción particular al fundamento de la realidad espiritual, que es la base de todo. Así que, finalmente, el materialismo debe tropezar, porque el fundamento de la realidad es espiritual. Esta verdad, sin embargo, no disminuye el problema del prevaleciente constructo materialista del mundo.

Es importante entender que este constructo materialista del mundo es relativo y ha caracterizado el ciclo de lo que es denominado como la historia humana, meramente para la prueba del alma humana. Pasar la prueba es retornar de nuevo a un punto de vista puramente espiritual, un punto de vista que entiende que la vestidura de la realidad es sagrada, que hay una autoría divina del universo, y que el alma existe con la impronta de Dios que dice: “Recuérdame”.

Para deconstruir la raíz del prevaleciente sistema de creencias, debes involucrarte con gran determinación en un punto de vista espiritual más elevado. Ha habido, y todavía hay, diversos puntos de vista que apuntan hacia esta dirección, pero ninguno ha sido capaz de deconstruir todo el constructo del mundo. En lugar de esto, se han preparado para la batalla, hasta que se han vuelto parte de ese punto de vista, en el que todo mundo está forzado, de una forma u otra, al constructo tecnosférico y materialista del que no parece haber escapatoria. Por consiguiente, es imperativo que no sólo se introduzca un punto de vista espiritual nuevo, sino también una más elevada formulación del conocimiento humano planetario; ahí es donde entra en juego la Historia Cósmica.

Debe entenderse que la Historia Cósmica es una transmisión espiritual. Aunque algunas veces puede parecer ciencia, o matemáticas, o estudios del Sol, en realidad es una transmisión espiritual, y es transmitida como se transmite la luz o el calor. Oprimes un interruptor, y ¡listo!, tienes la luz transmitida. O enciendes el calentador, y ¡mmh!, sientes el calor. No es nada que uno dice cognitivamente; simplemente es luz y calor, y ahora hay iluminación y hace calor, ahora.

La misma cosa sucede con la Historia Cósmica, que es finalmente una transmisión como ésta. ¿Por qué? Porque la Historia Cósmica es meramente la innata tendencia intrínseca en la omni-permanente realidad a ser conocida o ser hecha conscientemente autorreflexiva. La omni-permanente realidad es como la luz o el calor. Así como tienes que esperar a que el Sol se eleve sobre el horizonte, u oprimir un interruptor para obtener luz, también debes aclarar y purificar tu mente, de modo que pueda alcanzar la omni-permanente realidad. La inteligencia contenida en el núcleo de la Historia Cósmica tiene como propósito la reformulación de la mente humana y de la base de conocimiento humano. Esta reformulación es de acuerdo a los principios de la noosfera planetaria, que recibe la plantilla o patrón, o ha encajado en ella la plantilla o molde de la Historia Cósmica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo que denominamos “meditación galáctica” es una de las principales técnicas que nos ayudan a elevarnos a una condición cósmica de la mente llamada Historia Cósmica.

La Historia Cósmica es la interpenetración de lo Absoluto con lo relativo. Al final del ciclo en el planeta Tierra, que es donde nos encontramos ahora, lo Absoluto es eliminado completamente de la ecuación de la conciencia, y sólo existe la mente relativa hablándole a la mente relativa, haciendo finalmente un sinsentido. Lo relativo sólo puede tener sentido en el contexto del Absoluto. Si lo Absoluto está ausente, entonces lo relativo no significa nada. En este sentido, decimos en la Historia Cósmica que el cosmos es lo Absoluto, y la historia es lo relativo. Juntos, el cosmos y la historia crean una descripción del proceso de la conciencia.

Al estudiar la Historia Cósmica, estamos aprendiendo el conocimiento y las técnicas para elevar el estado de conciencia “normal embotado” hacia lo Absoluto. Lo que denominamos “meditación galáctica” es una de las técnicas y procesos principales que nos ayudan a elevarnos a una condición cósmica de la mente llamada Historia Cósmica. Este estado de la mente implica la experiencia, en marcha,  de la simultaneidad de lo relativo y lo Absoluto. Esto es lo que eleva tu alerta o atención, haciendo parecer la realidad como alucinatoria o como de ensueño, que lo es.

Para practicar este estado mental, observa con cuidado cuando estés en una multitud, o en una tienda, o en la calle; pon atención a lo que la gente esté haciendo y a lo que estén hablando. Verás que la mayoría de la gente está en un campo mental colectivo 12:60 (calendario de 12 meses/reloj de 60 minutos), un típico y tardío campo materialista-histórico. Esto es como estar en un campo de insectos que están chirriando. Los insectos no saben que están en ese campo, y tampoco saben la razón de su chirriar, o incluso como qué le suena ese chirriar a alguien que no es un insecto. Es cuestionable si los grillos saben o no que hacen un manto de sonido en las noches de verano, pero de todo modos lo hacen. Así que vemos que hay cierto tipo de cualidad automática, inconsciente, y casi insectiforme, de la vida de la gente que no está consciente del hecho de que está operando en una programa colectivamente inconsciente.

Ésta es una descripción u observación fenomenológica de la actual realidad consensual. A medida que te adentres más profundamente en el estado mental conocido como Historia Cósmica, tus percepciones se aguzarán, y te darás cada vez más cuenta de ello. Sólo porque alguien esté operando en el marco mental de la realidad consensual, no significa que cuando tal persona se encuentre en privado, no pueda involucrarse, y cierta cualidad de ella no se le pueda entresacar y luego regresarla a ella misma. ¿Pero por cuánto tiempo se mantiene esta conciencia? Más y más, llegamos a ver un mayor contraste entre el estado mental colectivo contemporáneo, y el estado mental cósmico conocido como Historia Cósmica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LAS TRECE LUNAS - EL PRIMER PASO HACIA

UNA NUEVA REALIDAD

 

El primer paso para cambiar hacia un estado cósmico de la mente, es por medio del uso diario del calendario de Trece Lunas/28 días – esta es la base y el fundamento de una nueva estructura del mundo. La Historia Cósmica y el calendario de 13 Lunas crean una descripción del proceso de la conciencia. El propósito de la Historia Cósmica, como un constructo de la conciencia, es transformar completamente la especie humana, transformando la mente y la naturaleza misma de la conciencia. El calendario de Trece Lunas/28 días es el instrumento que crea la corrección fundamental de la conciencia al colocar una matriz radial armónica en el fundamento de la mente. Esto, finalmente, hace toda la diferencia en el mundo.

El calendario de Trece Lunas/28 días es el software armónico que cambia tu mente hacia la frecuencia de sincronización 13:20; esto será elaborado en el siguiente capítulo. Sobre esta base, es posible que ocurra la reformulación de la mente a un nivel masivo. El tiempo artificial (12:60) es sólo un estado mental que te impide experimentar la realidad. El calendario gregoriano representa la artificial base de conocimiento de información tecnosférica, que está siendo disuelta. El calendario de Trece Lunas representa la apertura a una nueva realidad que permite el establecimiento de la Historia Cósmica como la base de conocimiento radicalmente nueva para la humanidad.

En verdad, sólo existe la Historia Cósmica. Como mencionamos antes, lo que llamamos historia humana es realmente la historia del desarrollo del materialismo que crea la tecnosfera y todo el aparato artificial que culmina en el clímax de la historia. En la medida maya de la historia, este punto es conocido como el clímax de la materia en el decimotercer baktun de la Onda Armónica de la historia. (Para más información ver El Factor Maya y El Tiempo y la Tecnosfera).

La Historia Cósmica comprende absolutamente todo lo que puede ser conocido, todo lo que será conocido, y todo lo que ha sido olvidado. La totalidad de la realidad es abarcada por la Historia Cósmica, incluso las pequeñas historias que los hombres escriben en sus libros que llenan los estantes de las librerías y bibliotecas. Todas éstas son astillas distorsionadas de la Historia Cósmica real, y esto incluye toda la ciencia y la filosofía, así como cualquier otra forma de conocimiento existente. Todo lo que existe es algún aspecto de la Historia Cósmica. Así que cuando hablamos de presentar a la humanidad la Historia Cósmica, nos estamos refiriendo al acto de abrir un orificio en la densa nube tecnosférica. Y, a través de este orificio, la Historia Cósmica puede llegar y empezar a permear la otrora contaminada atmósfera.

ENTENDIENDO EL MODELO ACTUAL DE LA REALIDAD

 

Si nuestra tarea es deconstruir el actual modelo del mundo y reconstruir un modelo más elevado, debemos hacer un alto y preguntar: ¿Qué es el actual modelo del mundo? En la naturaleza del presente modelo del mundo, ¿podemos decir que realmente es un modelo del mundo? ¿De qué cosa es modelo? Básicamente, es un modelo de un tipo de inteligencia codiciosa y materialista, si así queremos llamarla. Su visión del mundo es que éste es algo que puede minarse o algo que puede explotarse y transformarse en bienes raíces. Pero, ¿qué es realmente el mundo?

Desde el punto de vista materialista, el mundo es una roca fría, inerte y sin vida, y por consiguiente puedes hacer con él lo que quieras, porque de todos modos no tiene ningún sentimiento. Puedes venderlo como bienes raíces, y puedes minarlo, y puedes construir autopistas y ciudades en donde desees. Puedes talar los árboles e incluso remover o excavar grandes porciones de las montañas. Puedes cavar túneles gigantescos bajo el océano, desviar ríos, y vaciar los lagos. Y puedes ir a donde quieras y dejar inmensas cantidades de desperdicios y residuos de polución en el aire, el suelo, y el mar. Subyacente a esta mentalidad está la idea de que el mundo carece de sentimientos, está tan sólo ahí, es simplemente una gran roca con la que puedes hacer lo que se te antoje.

Estos son sólo unos ejemplos del modelo actual del mundo, y de la realidad que debemos examinar. El punto es que debes hacer un alto, y apreciar las diversas actitudes y predisposiciones que constituyen lo que podríamos llamar el modelo actual del mundo. Debes ir por debajo de esas actitudes y propensiones para ver lo que realmente significan. Para hacer esto, necesitamos desarrollar una mente meditadora.

El desarrollo de una mente meditadora es necesario porque estamos en un sendero evolutivo que requiere de una perspectiva activa de contemplación, en la que las técnicas yógicas clásicas de la meditación son realmente medios para un fin superior. Es importante entender la etapa evolutiva hacia la que rápidamente estamos evolucionando – la etapa de la noosfera. Esta etapa de la noosfera es una percepción cósmica sistemática y una estructura informacional que sólo puede hacerse conocible y comprendida una vez que hayamos disuelto el actual modelo mental del mundo. No estamos disolviendo el actual modelo mental del mundo para ser anarquistas, ni estamos desarrollando estados meditativos de la mente para ser como Ramana Maharishi o Milarepa; estamos desarrollando los estados meditativos de la mente para poder avanzar al siguiente modelo del mundo, un modelo más elevado de la realidad.

El yoga es una ayuda evolutiva para crear el estado correcto de la mente para aprehender el siguiente constructo de conocimiento. Este constructo de conocimiento debe incorporarse o encarnarse en el cuerpo con el fin de que podamos llegar al siguiente modo evolutivo de la realidad, el cual es la noosfera, el sistema planetario de la percepción cósmica y de la estructura de conocimiento.

 

 

 

 

 

El COSMOS PERCEPTIBLE A TRAVÉS

DEL ESFUERZO SUPRAMENTAL

 

El cosmos es el orden integral de la realidad en cuanto un polo coherente y distinguible. Este hecho no puede captarse por nuestros sentidos. La única forma en que podemos captarlo, es por medio de algún tipo de meditación o visualización. Para apreciar lo que es el cosmos, tienes que hacer un esfuerzo supramental. Cuando miras las estrellas, ves que son realmente sólo una pequeña fracción del universo. Tienes que ir más allá de pensar que puedes verlo. El cosmos constituye todos los mundos internos, también, y todas las dimensiones que apenas podemos sondear. Debes enfocar el cosmos a través del ejercicio de tu voluntad imaginal, y sólo entonces puedes empezar a ver lo que en realidad es el cosmos.

Puesto que sólo puede captarse como un elemento del reino imaginal, la aprehensión del cosmos es enteramente mental en esencia, es de la mente. Y, finalmente, el cosmos no es más que la imagen mental de Dios. Es simplemente un puro pensamiento-forma de manomaya, esto es, una ilusión creada por la mente. El Corán dice que Dios puede hacer lo que sea su voluntad. Esto significa que si lo deseara, Él podría dejar al cosmos completo sin existencia, dejándonos flotando y sin cuerpo en el gran vacío, preguntándonos qué le pasó a nuestro contexto. Esto es tan sólo para ilustrar el campo altamente mental en el que estamos operando.

El universo es construido por tu mente. Tienes que llegar a la conclusión de que la mente y la conciencia son los elementos constructivos básicos de lo que llamamos el cosmos. La mente es lo que permite la posibilidad de la percepción de algo “fuera” o “dentro” de sí misma. La conciencia es la condición o cualidad de la mente que está especificada por las cualidades y condiciones particulares del ser o del pensamiento. Cuando decimos que en su esencia el cosmos está construido como mente y conciencia, esto significa que primero debe haber la manifestación de la mente que existe en todos lados, y es función de la totalidad incomprensible de la mente de Dios. Dentro de este conocimiento, todo aquello que llamamos el universo o la dualidad cósmica burbujea y sale a la existencia, fuera del caldero mítico.

 

LA HISTORIA CÓSMICA: DOS PREMISAS BÁSICAS

 

La Historia Cósmica tiene dos premisas básicas de partida:

 

1.      Los órganos de los sentidos son intrínsecamente perfectos.

2.      El entrenamiento de la mente es esencial para descubrir esto.

 

Al nivel microscópico, los órganos sensoriales son perfectos; por consiguiente, la información procesada por ellos es también perfecta. La premisa es que la información es tan buena como los órganos sensoriales. Sin embargo, siendo como es que estamos en el cierre del ciclo, hay tal inundación de información sensorial, así como de información mental/conceptual, que es muy difícil entender lo que pudiera ser una experiencia sensorial pura. La sobrecarga de información crea un tipo de indiscriminación sensorial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

… el estudio de la Historia Cósmica no puede efectuarse sin algún tipo de entrenamiento de la mente o de tener cierta comprensión de algún punto de vista sagrado.

Cuando decimos que los órganos de los sentidos son perfectos, lo que estamos diciendo es que, intrínsecamente, el equipo neurobiológico humano es, ya, perfecto. Pero para poder experimentar tal perfección debemos remover de nosotros los lazos distorsionados de retroalimentación que constituyen la realidad social/mental actual. Estos lazos reforzados de retroalimentación te hace pensar: “Esto es la civilización”, o “Esto es la sociedad”, lo que a su vez crea pensamientos tales como: “Me gustan las películas”, o “¿Cuál es el libro más vendido del momento?” – ninguno de los cuales es útil para la evolución. Todas ellas son perspectivas distractoras que tienen el objetivo de mantener la mente en cuarentena en una estrecha longitud de onda. La Historia Cósmica dice: “¡Nada de esto!” Quizá puedas necesitar pasar algunas semanas en un retiro de meditación, o salir al campo, o ir a mirar el océano por un buen rato, para aclarar tu mente. Esto es difícil de llevar a cabo para la mayoría de la gente, porque su mente está tan condicionada a estar ocupada que no sabe qué hacer sin el estímulo de las situaciones artificiales. Mucha gente sale fuera por unos pocos días y eso es todo lo que pueden aguantar. Estos son tan sólo ejemplos para ilustrar la situación actual en la que está arribando la Historia Cósmica. Así que cuando decimos que los órganos de los sentidos ya son perfectos, un corolario de esto es que la información sensorial también es perfecta, es tan sólo la mente que quiere hacer algo diferente con la percepción sensorial que aportan los órganos de los sentidos la que genera el problema. El problema básico es la insatisfacción del ego, que distorsiona la realidad y crea el lazo samsárico que constituye la complejidad de la tecnosfera en nuestros días.

La segunda premisa es que el estudio de la Historia Cósmica no puede efectuarse sin algún tipo de entrenamiento de la mente o de tener cierta comprensión de algún punto de vista sagrado – que Dios existe, que la impronta de Dios está en el alma, que la realidad es sagrada y divina. Tú tienes que experimentar realmente esto, lo cual no siempre es algo fácil de hacer. Todo esto que estamos describiendo apunta a la dificultad real del estado de la mente humana de nuestros días en el cierre del ciclo. A esto se debe que haya la necesidad de una dinamita mental para hacer volar los pensamientos innecesarios.

En algún momento se pensó que el LSD podía lograr eso, pero ahora está sancionado por formas y normas sociales, de modo tal, que ha adquirido su propio referente social, y por lo tanto ya no puede funcionar en ese sentido, de manera efectiva. Dado que, en realidad, no contamos con ese cartucho mental de dinamita, para hacer volar todos los pensamientos innecesarios de la mente humana, estamos siendo llamados a borrar los viejos programas en una forma natural, mediante el enfoque en las técnicas clásicas de entrenamiento de la mente. Sólo a través del enfoque mental, extraerás la esencia de la Historia Cósmica.

En todo momento estamos viéndonoslas con los sistemas instantáneos de retroalimentación, de modo que cuando sacas algo fuera (“bueno” o “malo”), se te regresa a una velocidad acelerada. Esto puede entenderse como la ley del karma. Lo que tú pienses y expreses, es exactamente lo que te llega de regreso. Esto se refiere a absolutamente cada momento singular del día y a cada experiencia que tú tengas, sin mencionar los largos plazos kármicos de vidas pasadas y así sucesivamente. En el constructo actual del mundo, tenemos la institucionalización de las percepciones distorsionadas que crean los lazos distorsionados de retroalimentación que dan como resultado gente confusa creando sociedades confusas. Estas consideraciones están dirigidas a aquellas mentes que nunca se han detenido a pensar en estas cosas. Esta es una introducción al estado real de la mente y la naturaleza, como existe en el mundo de hoy, para que podamos estar al tanto de los obstáculos de la mente que se puedan presentar en el estudio de la Historia Cósmica.

 

 

Tu Cerebro en la Ley del Tiempo

“En la Tierra, la norma cósmica está encajada en la noosfera y en la plantilla o molde del programa de la Historia Cósmica codificado en las placas del banco psi.”

 

 

 

     Descargar el capítulo en word


 CAPÍTULO 2

 

Capítulo 2

La Historia Cósmica, La Ley del Tiempo

y el Orden Sincrónico

 

¿Cómo preparamos  la mente para que reciba el influjo de lo nuevo? Éste es uno de los temas cardinales de las Crónicas de la Historia Cósmica. La mente del humano planetario es una mente condicionada, que porta el bagaje de unos 5,000 años de acumulación de condiciones kármicas y tendencias egoicas, junto con todas las deformaciones del pensamiento habitual, que incluyen: costumbres, sesgos culturales y religiosos, prejuicios y chauvinismos culturales, incluyendo el chauvinismo masculino/femenino.

Cuando alcanzas el nivel de estar encaminado en el calendario de Trece Lunas, entonces en realidad estás siendo traído de vuelta a la perfección divina. Te introduces en el orden sincrónico, y en sistemas y prácticas que tienen el objetivo de reeducar tu ADN, o tu sensibilidad genética a patrones de perfección, más que a los patrones de imperfección. Si tienes defectos o desarreglos genéticos y los encauzas en formas y

 

Un calendario es un instrumento para la armonización de la mente humana con los principios matemáticos de la naturaleza. El calendario de 13 Lunas/28 días es un calendario que armoniza la mente con la naturaleza. El calendario gregoriano de 12 meses actualmente en uso no es tal instrumento.

 

Adobe Systems

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El calendario gregoriano, que es operado cada uno de los años, sólo profundiza más los patrones condicionados de pensamiento o la aceptación - como una absoluta realidad concreta – de conceptos tales como los impuestos, la democracia, la guerra, el dinero, el éxito económico, los seguros de vida, y los días festivos, todos los cuales son instituciones y patrones de pensamiento mantenidos en su lugar por el calendario gregoriano.

moldes que estén basados en el desorden, entonces, lógicamente, nunca podrás reparar tales desórdenes o deficiencias genéticas.

Los desórdenes y deficiencias genéticas se han vuelto mayores al confiar cada vez más en las tecnologías materiales, incluyendo todas las nuevas biotecnologías, las cuales están avaladas por cierta especie de poder o autoridad de parte de los que detentan el poder. Éste es todo el punto del materialismo histórico; es un eclipse de Dios, lo que crea una adicción y una confianza absolutamente diabólicas en las tecnologías materiales de corto plazo que pretenden superar las insuficiencias del pensamiento y comportamiento humanos, pero que sólo atrapan profundamente al ser humano en patrones de pensamiento y conducta cada vez más defectuosos.

Todo esto está arraigado en el programa irregular del calendario gregoriano. Prácticamente todos los reflejos condicionados de la mente del humano planetario, para la gran mayoría de la gente, y la mayor parte del mundo, están sostenidos por el programa de llevar el tiempo de una sociedad o cultura particular. El humano planetario, en particular, ha sido formado y es producto del programa 12:60 del calendario gregoriano, junto con el reloj mecánico, lo que resulta en la mecanización del tiempo. El calendario gregoriano, que es operado año tras año, sólo profundiza más los patrones condicionados de pensamiento o la aceptación - como una absoluta realidad concreta – de conceptos tales como los impuestos, la democracia, la guerra, el dinero, el éxito económico, los seguros de vida, y los días festivos, todos los cuales son instituciones y patrones de pensamiento mantenidos en su lugar por el calendario gregoriano.

La creación y establecimiento del programa del calendario de Trece Lunas, y el re-encauzamiento de la mente y sensibilidad humanas, es lo que apartará gradualmente al ser humano de la adicción a la irregularidad y a todos los aparatos y artilugios relucientes que pretenden corregir tal irregularidad. Las tecnologías glamorosas pretenden mejorar la vida, y pretenden también mejorar nuestra inteligencia sensorial o deficiencias intelectuales. El programa del calendario de Trece Lunas es un paso radical, que es todo el propósito de la Historia Cósmica, conducir al alma de regreso a la perfección divina del orden del universo tal como realmente es. Al dar este paso, no es que el ser humano esté necesariamente mejorando la naturaleza, sino que al ser aliviado de una vida de patrones de irregularidad, el ser humano se restaura en patrones cada vez mayores de perfección.

La función de las varias técnicas y los diversos volúmenes de la Historia Cósmica es reorientarnos hacia los diferentes órdenes de perfección e integridad, al reintroducir al sistema humano de existencia y pensamiento a nuevos niveles de perfección del orden y conocimiento cósmicos. Esto permitirá al ser humano ascender en la escalera evolutiva mental y espiritual, hacia percepciones cada vez mayores del yo y del Orden Divino. El ser humano entenderá entonces que haber pensado en que tal perfección era imposible, fue solamente una función de las percepciones imperfectas, que se pensaba eran la base de la realidad en el viejo orden del tiempo y del viejo calendario.

 

LA MATRIZ ARMÓNICA – LA LLAVE DE

LA EVOLUCIÓN SUPRAMENTAL

 

A medida que el ser humano progrese por el orden sincrónico con los sistemas de conocimiento y percepciones que son ofrecidos por la Historia Cósmica, entonces ingresará en un sentido cada vez mayor de la perfección divina. En este punto, no habrá más necesidad de cines y centros comerciales, o cualesquier formas de entretenimiento de segunda mano. En esta etapa, el ser humano estará satisfecho con sus propias percepciones fascinantes de la realidad, que serán todo el entretenimiento que necesite. Luego, dado que las percepciones sensoriales estarán finalmente purificadas, el ser humano ganará la entrada y empezará a vivir la película astral más suprema.

Sólo mediante la purificación de las percepciones sensoriales puede aprehenderse de manera inmediata la fina y armónica belleza de la realidad universal, en una forma que es suficiente para satisfacer todos los más profundos anhelos humanos de gozo, belleza, orden y armonía. A medida que los sentidos se abran cada vez más, y el ser humano ascienda por la escalera evolutiva, la vida adquirirá un nuevo y brillante color, ¡y será extravagantemente extático estar vivo! El ser humano evolucionará entonces de la etapa evolutiva de germinación a la de generación, que es la etapa de ir de lo consciente a lo consciente continuo, luego a lo superconsciente, y finalmente a lo consciente hiperorgánico.

El avance ulterior en la escalera evolutiva hiperorgánica de la conciencia establece como norma la teleportación sensorial y el viaje en el tiempo. Esto lleva a su vez a un elevado sistema de retroalimentación conducido por los órganos sensoriales purificados que están armonizados con la comprensión de la perfección del orden natural y divino de la realidad. La retroalimentación en el ser humano será entonces tan emocionalmente elevada e inspirada, que empezará a sacar de su interior las formas arquitectónicas hiperorgánicas del orden sincrónico avanzado.

Todo esto se debe a la asimilación de los contextos y contenidos de la Historia Cósmica, a medida que permea y penetra en el orden social humano. Es importante entender cómo vendrán estos procesos, y qué relación tienen con el cambio de calendario y el reemplazo del irregular programa de llevar el tiempo por un programa que es pura perfección armónica. Pero, ¿qué es la perfección armónica? ¿Entiendes qué es realmente la perfección divina?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando reemplazamos el calendario gregoriano por el ciclo de Trece Lunas/28 días, no estamos simplemente cambiando un calendario por otro; estamos realmente reemplazando una matriz irregular por una matriz armónica perfecta.

Por el uso diario del calendario de Trece Lunas, el ser humano gradualmente evoluciona hacia estados mayores de simplicidad de sus necesidades materiales. A medida que esto suceda, el ser humano alcanzará una existencia altamente evolucionada como ser espiritual de un plano puramente inmaterial, no-físico e invisible. De nuevo, todo esto se debe a la asimilación del conocimiento de la Historia Cósmica como está absolutamente arraigada en el orden sincrónico, y el vivir ese orden. Estamos refiriéndonos al estándar de medida en el tiempo cuatridimensional como información codificada en el calendario mismo, la que informa la biología de la vida; éste es otro punto clave.

Así que, entonces, el punto del cambio de calendario es eliminar las viejas formas-pensamiento que crean sistemas entrópicos de creencias, los cuales son mantenidos en su lugar por la matriz del calendario gregoriano. El descartar o abolir esa matriz en cuanto, por decirlo de un modo, ser la base de los principios de llevar el tiempo de la vida cotidiana, sacudirá radicalmente todo el sistema de pensamiento del humano planetario (que es realmente el sistema de pensamiento de la noosfera inconsciente). Esto es absolutamente necesario para establecer la cimentación matricial de lo nuevo.

Cuando reemplazamos el calendario gregoriano por el ciclo de Trece Lunas/28 días, no estamos simplemente cambiando un calendario por otro; estamos realmente reemplazando una matriz irregular por una matriz armónica perfecta. La matriz irregular es en sí misma la responsable de toda la visión entrópica que domina la sociedad que gobierna al mundo hoy en día. Justamente el patrón de la irregularidad inconscientemente aceptado no crea más que la proliferación de tendencias entrópicas e irracionales en el orden social que sigue este calendario. Estas tendencias entrópicas e irracionales, que acentúan las inseguridades fundamentales, son la causa raíz de la sensación de la historia, del determinismo histórico, y ultimadamente del materialismo histórico.

Dentro de los confines de este determinismo histórico y de este materialismo histórico del humano planetario están las nociones del “cambio de moda”, la tecnología que se desgasta, y de la necesidad de tener siempre algo nuevo. Esta necesidad de reemplazar lo viejo por algo nuevo (que nunca es realmente nuevo, sino sólo una versión más fugaz y efímera de lo viejo) es la esencia misma del efecto de seguir este particular instrumento programador desequilibrado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Porque es esta matriz la que mantiene en su lugar a todos los patrones habituales de miles de años, incluyendo la matanza e ingestión de animales inocentes, que fomentan más aun los instintos agresivos que, no es sorpresa alguna, encuentran salida en la guerra, la violencia, y las filosofías de la codicia y del poder monetario.

Al eliminar completamente este instrumento erróneo de programación, estás eliminando todas aquellas tendencias del determinismo histórico y del materialismo histórico, incluyendo todo concepto de novedad. La noción misma de la historia es una especie de progresión acumulativa de (supuestamente) cada vez mejores ideas, conceptos, formas y realidades. En realidad, la historia es justo lo opuesto de esto. Lo que el humano histórico denomina progreso, es realmente una degeneración acelerada de los impulsos humanos y de la calidad de vida humana, y de todo el tejido de la existencia.

En cierto sentido, el actual humano planetario puede verse como un tipo de aborigen bárbaro. Éste es el resultado de estar encerrado en esta artificial matriz calendárica del fin de la historia. Porque es esta matriz la que mantiene en su lugar a todos los patrones habituales de miles de años, incluyendo la matanza e ingestión de animales inocentes, que fomentan más aun los instintos agresivos que, no es sorpresa alguna, encuentran salida en la guerra, la violencia, y las filosofías de la codicia y del poder monetario.

 

Existió un tiempo, le llamamos la Edad de Oro, feliz en frutos y hierbas, cuando ningún hombre manchaba sus labios con sangre, y las aves volaban seguras en el aire, y los conejos vagaban sin pavor, y ningún pez fue nunca atrapado por su propia credulidad. Todas las cosas estaban libres de traiciones, miedo y astucia, y todo era pacífico. Pero alguien innovador, un bueno para nada, quien quiera que haya sido, decidió, por envidia, que lo que los leones comían era mejor, y atiborró su vientre con carne, y preparó el camino del crimen … un crimen lleva a otro.” Pitágoras – de la Metamorfosis de Ovidio

 

 

En este momento de la historia, todas las normas y formas culturales y todo el vocabulario del humano planetario se vuelven cada vez más limitantes, y el horizonte cultural se vuelve cada vez más empobrecido y rebajado. Las formas populares de los medios llenan la mente con eslóganes y frases hechas, ocupando el lugar de cualquier tipo de pensamiento original. Esto es lo que queremos decir cuando afirmamos que el humano planetario, en ciertas formas, ha sido reducido a un tipo decadente de aborigen bárbaro, que en muchos sentidos es para beneficio de algo nuevo que viene. No es difícil desembarazarse de algo que está en decaimiento. Si algo está decaído uno simplemente se lo quita. Si quitamos el calendario gregoriano de nuestra conciencia, lo que estamos haciendo en realidad es volvernos conscientes de todos los sistemas de creencias, todas las costumbres, y todos los otros programas falsos y repetitivos – de carácter colectivo y sin examinar - que gobiernan la realidad dominantemente consensuada.

Entonces tenemos un vacío. Este vacío se llena con la matriz de oro de lo nuevo, la matriz de Trece Lunas/28 días, que es radicalmente nueva respecto de la matriz gregoriana. En oposición a ser irregular e irracional, y de conducir así a una cada vez mayor multiplicidad de diversiones entrópicas que no van a ningún lado y que nunca pueden alcanzar una resolución armónica, la perfección armónica del calendario de Trece Lunas/28 días no es sólo un vehículo para la re-armonización de la mente humana y ultimadamente del ADN humano, sino también es una herramienta para la trascendencia instantánea de la historia. No hay historia en la perfección armónica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si quitamos el calendario gregoriano de nuestra conciencia, lo que estamos haciendo en realidad es volvernos conscientes de todos los sistemas de creencias, todas las costumbres, y todos los otros programas falsos y repetitivos – de carácter colectivo y sin examinar - que gobiernan la realidad dominantemente consensuada.

La perfección armónica consiste de la resonancia de las cualidades de forma, patrón y movimiento en interrelación mutua, pero no hay nada del movimiento causado por la irregularidad. El movimiento ocasionado por la irregularidad es lo que crea la noción del progreso. Puesto que las cosas son tan irregulares, tenemos que progresar para hacerlas cada vez mejores, pero nunca las vamos a mejorar si provenimos de una posición de irregularidad. Esto crea la noción incesante del progreso en la historia.

En contraparte, en la matriz armónica no hay movimiento alguno de irregularidad, sólo hay la resonancia de la armonía, que es siempre en un movimiento sincrónico. Esta matriz armónica presenta 13 números, que representan patrones primarios de energía radiante. Estos números pueden verse como radio-pulsos que son similares a las pulsaciones de las ondas de radio del denso núcleo de un pulsar o un quasar. Los 20 símbolos representan el ciclo de frecuencias o rango de posibilidades para la transformación o evolución que cada uno de esos radiopulsos puede experimentar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La perfección última no es la perfección del plano físico ni la del plano material, sino la perfección espiritual.

 Si los trece números son la luz que despierta la mente y el cuerpo, entonces las veinte posiciones direccionales son el agua que nutre a esta misma mente, y a este mismo cuerpo. En el juego de los trece números y los veinte símbolos habita el código-banco galáctico, que informa a las estructuras resonantes que componen el tejido de símbolos que es el tapiz de nuestra realidad.El Factor Maya, pág. 87.

 

La matriz armónica no puede sino crear niveles cada vez más ricos y variados de armonía. Esto es todo un contraste respecto al materialismo histórico, y es la razón por la que la Historia Cósmica está basada en el cambio de calendario. El reemplazo del viejo calendario significa desenraizar las viejas creencias, de aquí que crea la apertura y la sed de nuevas creencias o patrones de pensamiento. La matriz misma del patrón armónico predispone a la mente para recibir una nueva visión del cosmos. Cosmos significa orden. El verdadero cosmos es lo que está codificado en la forma y dispensación de la Historia Cósmica. El verdadero cosmos significa el orden absoluto y total del universo como fue originalmente, y todavía es, manifestado por Dios, la Fuente Suprema.

Si Dios es perfección (y Dios no puede ser sino perfección), entonces ¿cómo puede el universo ser todo menos perfecto? Las imperfecciones del universo se deben a las percepciones equivocadas y reflejos condicionados, que ultimadamente tienen su origen en patrones incorrectos de pensamiento, que se deben a su vez a las nociones incorrectas del tiempo y el espacio. Si observamos el universo de Dios, vemos patrones infinitos y ciclos de crecimiento, maduración y decadencia. Pero todo esto es un asunto de formación de una configuración total, que nos da una de las manifestaciones del universo, el Ciclo del Devenir. De modo semejante, existe un Ciclo del Retorno.

El Ciclo del Devenir es el ciclo de la manifestación en el plano físico, y el Ciclo del Retorno es el ciclo del emerger del alma desde el plano físico hacia un plano de existencia cada vez más espiritual. Así que el Ciclo del Devenir tiene que ver con el proceso natural de la generación y la regeneración, mientras que el Ciclo del Retorno tiene que ver con el ascenso hacia una perfección cada vez mayor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras que el ciclo de Trece Lunas/28 días puede parecer tridimensional, no debemos engañarnos por las apariencias – su perfección matemática lo coloca automáticamente en resonancia con los campos mentales cuatridimensionales del orden sincrónico.

La perfección última no es la perfección del plano físico ni la del plano material, sino la perfección espiritual. Es el plano material o físico el que experimenta las diferentes etapas y ciclos del devenir y la generación, mientras que el alma misma es imperecedera e inmortal. El alma es el vehículo del espíritu que asciende la escalera del  retorno, liberándose eventualmente de toda fijación del plano físico que le ocasionó haber encarnado en la forma en que lo hizo. Una vez que el alma está libre de la fijación del plano físico y de la necesidad de la manifestación en el plano físico, entonces el viaje de retorno se acelera y regresa a la fuente. Las cuestiones concernientes a la naturaleza original y el destino del alma se verán en volúmenes posteriores, es decir, en los volúmenes IV y VI.

 

EL CAMBIO DE CALENDARIO ES LA

HISTORIA CÓSMICA

 

Estamos describiendo la estructura y el proceso de la Historia Cósmica. Cuando hablamos del cambio de calendario, vemos que es absolutamente central para el descenso de la Historia Cósmica. El cambio de calendario es la Historia Cósmica. El cambio de calendario es cómo el principio de la Historia Cósmica va de un estado de caos a un estado de cosmos. El caos del viejo calendario es el suelo fértil para el nacimiento del cosmos del Nuevo Tiempo y de la Historia Cósmica, que es función de la perfección armónica del ciclo de Trece Lunas/28 días. Así que el cambio de calendario en sí es una manifestación de la Historia Cósmica. Las respuestas de la gente al calendario de Trece Lunas, y cómo cambian las vidas de la gente de acuerdo al uso que hacen de este calendario, son manifestaciones de la Historia Cósmica arraigándose en formas y recipientes humanos diversos.

Con el  calendario de Trece Lunas y la Ley del Tiempo, la mente humana tiene una nueva matriz por la que puede reformularse y ser llevada al orden sincrónico. En otras palabras, el calendario mismo es el reflejo puro de la perfección del orden sincrónico en cuanto nivel cuatridimensional de los patrones sincrónicos de la creación, dispuestos por los decretos y comandos de Dios respecto a la creación del universo. Entonces, por su propia naturaleza, el orden sincrónico es cosmos, el tejido mismo que sostiene a todo el universo.

Puesto que la Naturaleza es meramente el reflejo de la naturaleza de Dios, y la perfección del alma es el reflejo de la sincronización momento a momento de la perfección de Dios, de esta forma, el propósito y los decretos de Dios se hacen conocidos y ejecutados con respecto a la vestidura de la naturaleza en el nivel de la cuarta dimensión. Mientras que el ciclo de Trece Lunas/28 días puede parecer tridimensional, no debemos engañarnos por las apariencias – su perfección matemática lo coloca automáticamente en resonancia con los campos mentales cuatridimensionales del orden sincrónico.

Dado que el orden sincrónico representa la percepción de la totalidad del tiempo en cualquier momento dado, el ser humano comienza a ser encauzado por el orden cuatridimensional de la realidad, simplemente al seguir el ciclo de Trece Lunas/28 días. Este orden sincrónico es, en consecuencia, uno de los niveles básicos de la Historia Cósmica.

En tanto tenemos la Historia Cósmica, tenemos cosmos/orden e historia/proceso. El orden sincrónico introduce la dimensión de la historia como proceso, manifestando diferentes niveles de conocimiento y lo que podríamos llamar el despertar o la iluminación. Existen niveles diferentes de la iluminación y del despertar que conforman un aspecto del juego del orden sincrónico. Esto está muy bien detallado en Dinámicas del Tiempo – La Evolución del Tiempo Como Conciencia, que contiene 260 postulados, y es un tenue esbozo de la Historia Cósmica como historia. Tenemos cosmos, y luego el patrón del cosmos a medida que se agota en el despliegue de lo que es llamado “tiempo” o “historia”.

Al establecerse el humano planetario en el ciclo de Trece Lunas/28 días, entonces la mente humana tiene una matriz reformulada, y también se imbuye con el sistema de conocimiento de la Ley del Tiempo y el orden sincrónico. Este sistema de conocimiento armoniza la mente con los órdenes mayores del cosmos, y con los patrones mayores del despliegue cósmico que es la historia del cosmos.

Puesto que el orden sincrónico es perfección, y todo en la perfección refleja todo lo demás en tal perfección, entonces el universo entero se vuelve conocible para quien se somete completamente para ser en el orden cósmico. Este nivel del orden cósmico constituye el despliegue del cosmos, la parte histórica de la Historia Cósmica. Entonces, podemos ver que el humano planetario, por estar en la matriz calendárica de las Trece Lunas/28 días, está naturalmente predispuesto a orientarse hacia la Historia Cósmica. Lógicamente, la percepción de la presentación de la Historia Cósmica sólo podría ser desde el supuesto de que ya ha ocurrido el cambio de calendario. El nivel de presentación y la orientación de las percepciones y penetraciones de la Historia Cósmica estarán completamente establecidos en un estado de la mente y la conciencia que ya haya sido alterado por el cambio de calendario.

Por supuesto, esto debería ser así porque los principios que son los instrumentos de la Historia Humana traídos a la manifestación del plano mental humano – el hechicero y la aprendiz – ya han estado viviendo estos códigos. El hechicero en particular, habiendo sido el agente principal para la manifestación de esos códigos, ya había tenido su mente alterada y cambiada completamente en el otro lado del muro del tiempo mecanizado. Con el fin de que los principios de la Historia Cósmica afecten al resto de la humanidad, ellos tienen que ser, como ya hemos observado antes, encarnaciones vivientes de no sólo la Historia Cósmica, sino también del orden sincrónico. Esta es la manera en que la Historia Cósmica es capaz de ser comunicada a la masa de la humanidad. De esta forma, también, el calendario de Trece Lunas es lo que podríamos llamar “la piedra angular noosférica”, o el modo particular de reintroducir la perfección divina en la conciencia humana.

La conciencia del humano planetario actual casi se estremece ante la idea de la perfección divina. ¿Por qué? Porque la perfección divina significa el fin de la novedad, el fin de la historia, el fin de la adicción a todos los entretenimientos tecnológicos y las “innovaciones” rápidamente olvidables que se prueban para aliviar los desórdenes, pero que en realidad sólo crean mayores desórdenes al crear dependencias adictivas. En la sociedad del futuro, no necesitaremos teléfonos celulares, Internet, iPods y Palm Pilots, ni tampoco necesitaremos películas y cines, televisión, centros comerciales e incluso aviones. La mayoría de los humanos planetarios que viven en las sociedades más prósperas de la civilización global, se aterrorizan ante tal prospecto. Pero eso es lo que significa la perfección divina. Los delfines no van al cine. Los ciervos no usan la Internet. Las ardillas no ven televisión. Esto es así porque estas creaturas ya están viviendo en la perfección divina.

El Corán dice al final del Sura 13 que Dios le ofreció la confianza a las montañas, a la Tierra, y a las creaturas, pero todas ellas la rechazaron. Sólo el hombre fue tan tonto como para aceptar la confianza y actuar como si fuera divino. De esto es de lo que estamos hablando. El resultado final de aceptar la confianza es el desorden completo de la civilización, el cual está basado en la seguridad adictiva a las varias formas de los medios y del entretenimiento. Esta confianza artificial crea una exclusión cada vez más grande de la mente del humano planetario de incluso la más remota percepción de lo divino. Pensemos por ejemplo en las vidas de los seres humanos que aparecen en las revistas People o Us. Para la mayoría de ellos, la idea de que la vida es sagrada o de que en realidad hay una subyacente perfección divina debajo de su existencia diaria es muy remota. Está tan lejana del orden sagrado como pueda uno imaginar.

 

ALZANDO EL VELO DE LAS

MATRICES DE PERMUTACIÓN

 

Como sabemos, el calendario de Trece Lunas es mucho más que un calendario: es realmente una matriz de permutación que contiene muchos diferentes niveles de información. En realidad estamos tratando con dos matrices. Una es la matriz telepática/biológica, que es un patrón de siete-por-cuatro. Éste es un patrón elemental, y es una formulación de la proporción primaria de la Ley del Tiempo, que es 4:7::7:13. Así que, al nivel más primario, el 4x7 crea la matriz de 28 días, donde tenemos cuatro secuencias de siete días, o sea un programa de siete kin. Esta es la mínima matriz que pone de manifiesto la Ley del Tiempo y su formulación 4:7::7:13. Esta matriz de 28 días, multiplicada por 13, crea el ciclo solar de 365 días, menos el Día Fuera del Tiempo. No es lo mismo que estar en la matriz irregular del calendario gregoriano, ni siquiera en la matriz del calendario lunar, que es 29 ó 30 días en alternancia.

La razón de la matriz de 28 días es su armonía. El calendario lunar de 29 ó 30 días de todos modos te mantiene en un ritmo irregular, mientras que el ciclo de 28 días de las 13 Lunas elimina toda irregularidad. Este punto es muy profundo porque ésta es la matriz primaria de la Ley del Tiempo, que es la base de la armonía en el universo. Y es también por esta razón que crea la matriz biotelepática. Bio porque es el ser biológico del plano físico el que está siendo coordinado por esta matriz 4x7, y telepática porque toda la perfección que elimina el desorden alcanza el nivel de la instantaneidad de la mente, que es lo que significa la telepatía. Al coordinar nuestra vida biológica de acuerdo con este ciclo de 28 días nos conduce a un incremento de la telepatía; es el ciclo biotelepático.

La otra matriz es la matriz de 260 unidades, que es el 13x20. Así que tenemos 4:7, y luego 7:13. Cuando agregamos el siete al trece, obtenemos el 20. Así que tenemos la matriz 4x7 en un extremo de la formulación 4:7::7:13, y la matriz 13x20 en el otro, la cual es la matriz puramente telepática de una dimensión superior.

Cuando combinamos estas dos matrices, la 4x7 (un perfecto ciclo biológico) y la 13x20 (un ciclo puramente telepático), creamos una matriz maestra de permutación, o un índice. La Historia Cósmica es una función del tiempo 13:20, lo que quiere decir que siempre ha existido y permea todo. La matriz 13:20 o Módulo Armónico es el metro fractal del tiempo con muchas aplicaciones. La combinación de estas dos matrices descifra el código que abre la mente a lo nuevo, o al potencial de su reformulación. Una vez que la matriz base ha sido establecida, entonces se vuelve capaz de niveles reales superiores de reformulación del contenido y de niveles más sofisticados de reformulación permutacional. Esto ocurre simplemente debido a las posibilidades permutacionales de juntar las dos matrices de tiempo.

 

 

 

 

Estas dos matrices crean un poderoso estímulo a la investigación y la exploración imaginativa de lo que nos presenta la Historia Cósmica. Tengamos en mente que la Historia Cósmica en su sentido Absoluto es la naturaleza real o la totalidad de la realidad. Luego está la Historia Cósmica, que es las Crónicas de la Historia Cósmica. Las Crónicas de la Historia Cósmica, por supuesto, no pueden abarcar ni con mucho la totalidad de la realidad de la Historia Cósmica. Pero al asumir una forma de acuerdo al orden sincrónico, esto es, la elección selectiva de las áreas de contenidos y su yuxtaposición unas al lado de las otras, las Crónicas de la Historia Cósmica crean lo que podemos llamar el incentivo para la expansión de la mente sincrónica.

En otras palabras, los tipos diferentes de conocimiento están localizados en las varias Crónicas de la Historia Cósmica, de modo que para la mente sincrónica se vuelven el incentivo para abrirse a niveles más grandes o superiores y de mayor síntesis del orden sincrónico, tal y como está contenido en las dos matrices de los ciclos del tiempo. Estas matrices corresponden a un programa inherente armónico/genético dentro de la mente humana misma.

De esta manera, el Tzolkin o ciclo de 260 días, en combinación con el ciclo de Trece Lunas/28 días, se convierte en una especie de enciclopedia virtual o inherente del tiempo. Hay muchos diferentes niveles con los que estamos tratando, como el ordenamiento de la realidad biológica, y el ordenamiento de la realidad imaginal o del plano telepático. La realidad del plano telepático puede experimentarse al seguir los códigos del oráculo del Encantamiento del Sueño y los códigos MOAP (del inglés “Mother of All Programs”, esto es, la Madre de Todos los Programas; n. del t.) sobre una base diaria. Es importante comenzar a ver en dónde está localizado el programa en el banco psi y en el Génesis del Encantamiento del Sueño.

Cuando ponemos las dos matrices juntas, la yuxtaposición crea un espacio en el reino imaginal. Este espacio se acomoda a cualquier significado particular que pueda provenir del reconocimiento de la yuxtaposición de los diferentes componentes o elementos del Génesis del Encantamiento del Sueño. Esta familiarización, y el volvernos cada vez más acostumbrados a las sincronicidades entre las diferentes técnicas para leer el orden sincrónico, es lo que abre la mente al potencial de la teleportación sensorial y eventualmente al viaje en el tiempo. Esta es la exploración real del reino imaginal, o lo que podríamos denominar la exploración científica sistemática del reino imaginal, lo que es también referido como viaje en el tiempo. Pero esto viene al ser uno capaz de entender y vivir la yuxtaposición de estas dos matrices particulares de tiempo. Por supuesto, el patrón de 260 días ó 13x20 te va naturalmente a orientar al reino imaginal, porque es, como tal y en sí mismo, un programa cuatridimensional para leer eventos tridimensionales. Como sabemos, la cuarta dimensión es el reino imaginal, mientras que lo tridimensional es el reino fenoménico.

También sabemos que existen diferentes niveles y órdenes dentro de la matriz 13:20, que la hace ser una especie de Enciclopedia del Tiempo. Mucho de esto es desplegado en las diversas herramientas o partes del juego del Encantamiento del Sueño, que es como la forma simbólica externa de esa enciclopedia. El conocimiento y la comprensión de acuerdo con el orden diario del calendario de Trece Lunas, a medida que se mueve por y con el calendario de 260 días, es lo que crea el conocimiento que nos da un sentido de significado acerca de lo que pudieran ser los diferentes puntos de conexión o yuxtaposición. A medida que practiquemos esto, nos daremos cuenta que estamos

 


 

utilizando estas matrices o sistemas para abrir nuestras propias mentes. Nuestra propia mente es la que tiene el conocimiento o las respuestas y significados que son proporcionados por estos mapeos del orden sincrónico.

Si vemos la matriz 13:20, en realidad se descompone en subdivisiones cuánticas de números enteros, el centro de las cuales es el código 28:7. También tenemos los cuatro códigos de patrón de luz de 6x6 unidades en las cuatro esquinas. Estos son realmente mapeos del ordenamiento cuántico de la realidad. Así que tenemos la dimensión biológica en el centro (28:7), que se mantiene por las cuatro dimensiones de luz. Las dimensiones de cristal se extienden hacia afuera de las dimensiones biológicas del centro y se vuelven congruentes con las cuatro dimensiones de luz, y así sucesivamente. Todas estas son mantenidas en su lugar por la matriz de tiempo 13:20.

Podemos también observar esta matriz de tiempo 13:20 y ver en ella el patrón de la historia con los 13 baktunes y los 260 katunes, de modo que tenemos una enciclopedia histórica codificada en esa forma. Podemos extender esto por medio de fractales hacia totalidades cada vez mayores, hasta que tenemos la modelación del proceso evolutivo del devenir y del retorno. Las primeras 130 unidades se corresponden con el Ciclo del Devenir, y las segundas 130 unidades se corresponden con el Ciclo del Retorno. Cada conjunto de 130 unidades crea patrones simétricos congruentes entre sí en cada lado. Las secuencias de 20 unidades que van hacia abajo en la matriz armónica también se corresponden con los diferentes planetas y representan así la historia interplanetaria.

Recordemos que todos estos programas están implicados en el calendario solar/galáctico de 13 Lunas/28 días en sus interrelaciones con los diferentes sectores o partes de las matrices. Todo esto es para afirmar que para que la Historia Cósmica florezca, necesita tener esta perfección de la corrección de la sensibilidad del tiempo, puesto que el tiempo es de la mente, y el tiempo es un fenómeno vertical/espiritual en relación con el espacio horizontal. Una vez que hayamos asimilado las Crónicas de la Historia Cósmica, entonces todo lo que tendremos que hacer es dominar los códigos del tiempo como están intrínsecamente implicados en la matriz de Trece Lunas/28 días, y luego en la matriz de 260 días.

Con sólo estas herramientas podemos penetrar en niveles multidimensionales de la conciencia, y una vez que nuestra mente esté realmente operando sobre la base de estos códigos, empezaremos a experimentar niveles cada vez más mayores de teleportación sensorial. Esto se convertirá en la norma. Como podemos ver, las matrices contenidas en el calendario abren programas ilimitados, pero sólo uno mismo es el que le da su significado real. Para cada persona, habrá un significado diferente para las diferentes yuxtaposiciones de los códigos; éste es el cumplimiento del cambio de calendario. Los códigos mismos se convierten en las llaves, y uno se vuelve conocimiento andante.

Cuando nos acostumbramos a las comprensiones multidimensionales del tiempo, desde una perspectiva de sistemas integrales, como éste está codificado en el calendario, entonces nuestras percepciones se vuelven cada vez más holográficas, hasta que eventualmente logramos la percepción del hechicero. Estaremos llegando a niveles de percepción holográfica en donde se sentirá que tenemos lentes 3D, pero para todos los sentidos simultáneamente. Experimentaremos entonces cosas tales como un arrobamiento emocional supremo, o una sexualidad sinestética, todo esto estando aumentado e iluminado por una completa desilusión respecto a todas las muletas materiales, y una completa inmersión en los códigos de la Ley del Tiempo. Terminaremos teniendo experiencias en las que la percepción integral y holográfica del hechicero se normaliza. Esta percepción nos volverá creaturas más bien fantásticas cuyos sentidos habrán sido transformados en sistemas de radar, y los mismos sistemas de radar servirán para crear imágenes de la realidad instantáneas, integradoras, completas y holográficas, que entrarán a nuestro sistema y reconstituirán cualquier cosa que deseemos. Esta es la percepción planetaria del hechicero.

Todo esto que estamos describiendo está basado en el cambio de calendario. Sin el cambio de calendario, nada de esto sería posible. Así, la Historia Cósmica se presenta como un sistema de pensamiento y una técnica que deben ser aprendidos y aplicados con el fin de que el ser humano pueda dar los próximos pasos en el camino de la evolución en dirección hacia un sistema perceptual holográfico. En ese nivel se entiende qué tan tosco y primitivo era el centro comercial.

La falta de entrenamiento de la mente es parte del separativo e incoherente modelo del mundo, que mantiene todo este atrapamoscas tecnosférico en acción. Estamos liberando viejos patrones y yendo hacia lo que podemos llamar “la norma cósmica”. En la Tierra, la norma cósmica está encajada en la noosfera y en la plantilla o molde del programa de la Historia Cósmica codificado en las placas del banco psi. Para tener acceso a estas placas, debes ingresar en un sistema sincrónico de conocimiento, de modo que puedas empezar a poner una carga radicalmente nueva de información en tu mente. No sólo es necesario insertar otra carga de información en tu mente, sino toda una plantilla o molde diferente de información, es decir, cómo te es traída la información en una forma coherente. Debes desarrollar una mente discriminante en lo que se refiere a la naturaleza de la información en la plantilla informacional. ¿Qué es lo valioso? ¿Qué es lo que tiene sentido e importancia? ¿Y qué es lo no sin sentido?

Desde un punto de vista cósmico-normativo, lo que es valioso y significativo es tu relación con la Tierra como una entidad viviente, y con el Sol como un divino sistema de energía e información inteligentemente coordinado; y finalmente, tu relación con el todo galáctico y la más amplia constelación de la que forma parte. Éstos son puntos muy importantes, porque esto es lo que realmente está sucediendo todo el tiempo de todas formas. No estamos conscientes de esto cuando vivimos en la estrecha longitud de onda tecnosférica. De lo que no somos conscientes es de que nuestro traje espacial tridimensional, al que llamamos nuestro cuerpo o nuestro yo, es realmente un procesador radárico de información psicosensorial. Está procesando información todo el tiempo, nos demos cuenta de eso o no.

Por ejemplo, toma las tormentas solares. ¿Qué es lo que en realidad hacen las tormentas solares a nuestras neuronas? Pensamos: “Ah, las tormentas solares afectan las antenas y los radios de onda corta, y otros dispositivos tecnológicos”. Pero si afectan los campos magnéticos de la Tierra, y nosotros somos parte del campo magnético de la Tierra, entonces ¿qué es realmente lo que nos hacen las tormentas? ¿Las tormentas solares reconfiguran en realidad nuestro propio sistema electroneuromolecular en un nivel sublime? Sí, indudablemente. Esta es la realidad verdadera que existe independientemente de si pensamos en ello o no. La realidad está en marcha en todo momento en el sistema de procesamiento electrobioneural que somos. En el estudio de la Historia Cósmica, es importante entender cómo nos relacionamos con la Tierra viviente y cómo se relaciona la Tierra viviente con nosotros.

Todo aquello que esta mente colectiva piensa que es la realidad, como las tiendas, el consumismo, y el terrorismo, por nombrar unos pocos; todas estas cosas son sólo funciones de un sistema de creencias ficticio y artificial. A esto se debe que el presente modelo del mundo sea una tragedia – porque todo es ilusorio – basada en ilusiones que no tienen base alguna. En realidad, todo el mundo actual que vemos es sólo una ficción mental que nosotros mismos propagamos. De esta manera, los obstáculos para comprender la Historia Cósmica son estos chauvinismos ideológicos del yo, el estado, la escuela, la religión, la nación, etc.; todas éstas son ilusiones absolutas, aunque tenemos estas identidades egoicas ideológicas con ellas construimos esta realidad entera sobre esas bases. Nada de esto tiene que ver con la realidad cósmica de la biosfera y la noosfera. No reconoce que la radiación cósmico-solar está siempre interpenetrando cada molécula de la Tierra.

El científico ruso Vladimir Vernadsky afirmó que la biosfera es la región de la Tierra para la transformación de la energía cósmica. Para extrapolar y crear un corolario de esto, la noosfera es la región de la Tierra para la transformación de la energía cósmica en constructos psíquico-mentales. Son los más elevados constructos psíquico-mentales los que están siendo confabulados por la interpenetración de las energías cósmicas en el campo mental cósmico de la Tierra, que es la noosfera.

La entera totalidad de las estructuras ideológicas y los constructos mentales de lo que constituye el mundo hoy en día (incluyendo toda la ciencia que la sostiene), tiene que ser disuelta. Todas estas estructuras son ilusiones mentales que son fáciles de disolver una vez que las reconoces. Sin embargo, es difícil disolver estos constructos cuando tú eres la única persona que ve a través de la ilusión, y el 99 por ciento de la gente alrededor tuyo está todavía viviendo en una realidad ficticia. Entonces, puedes parecer un loco.

Sin embargo, el hecho es que el 99 por ciento de la gente basa sus vidas en esos chauvinismos ideológicos de corporaciones y religiones que no tienen nada que ver con la realidad, pero que son realmente lazos de retroalimentación inventados por la mente, que no tienen en cuenta la naturaleza cósmico-solar de la realidad, ni cómo está afectando nuestro equipo electrobioneurológico. El propósito de la Historia Cósmica es clarificar todas las ideologías artificiales de la mente para presentar una descripción real de lo que está sucediendo al nivel cósmico-solar-biológico.

La Historia Cósmica es la base de conocimiento enteramente renovada, es un nuevo programa de conocimiento. Sabemos ahora lo que son las formas para evolucionar la mente humana y la conciencia en la noosfera. La base para la Historia Cósmica está llegando al punto de conciencia autorreflexiva de la especie humana como una manifestación de la Tierra entera. Esto está relacionado muy precisamente con el momento en 1969, cuando los seres humanos vimos por primera vez las fotografías de la Tierra desde la Luna. Esto fue un puro reflejo de retroalimentación: mirando desde el lugar desde el que tú estás mirando, es un principio zuvuya.

Ese fue el momento en el que se hizo realidad el potencial humano para la expansión de la conciencia más allá del ego. Antes de ese momento, la conciencia humana estaba en el inconsciente colectivo. Ese momento en 1969 fue la primera luz atravesando la puerta con la memoria de que todos somos un solo ser en un solo planeta. Por consiguiente, todos los sistemas son manifestaciones de un solo sistema. Aun cuando los maestros espirituales de todas las épocas han enunciado ese punto, nunca antes había podido captarse por la experiencia hasta que fue visto en la televisión en 1969.

 

LA HISTORIA CÓSMICA – DIVINAMENTE COMANDADA

 

Puesto que sólo Dios crea el sistema conocido como Historia Cósmica, tú quieres estar seguro de que uno de los fundamentos o cimientos para insertar una nueva base de conocimiento, es la oración y el entrenamiento de la mente. Dado que Dios es la Inteligencia Divina de la que surge la Historia Cósmica, entonces, para entender la Historia Cósmica, debes llegar a conocer a Dios como el centro de tu vida. Tienes que entender la naturaleza de la conciencia y de Dios. Todos estos aspectos forman una parte fundamental del estudio de la Historia Cósmica. El locus o lugar de Dios está en tu mente.

Todo proviene de tu mente. ¿Qué significa esto? Las cosas son como son; pero todas las interpretaciones vienen de la mente. La mente contiene un nivel relativo y un nivel Absoluto. En el nivel Absoluto, no hay diferencia entre el error y el no error. Pero en el nivel relativo, esto puede no ser así. El nivel Absoluto de la Historia Cósmica es un estado de armonía total. Cuando cada nivel de cada parte de todas las dimensiones existe en un estado de equilibrio perfecto y absoluto; matemáticamente, éste es el Punto Cero. En el nivel relativo, vemos que todo es un proceso. ¿Es lo que conocemos meramente una función de nuestras percepciones sensoriales? ¿Es lo que experimentamos por medio de los órganos de los sentidos, realmente la totalidad de lo que puede ser conocido? Sabemos acerca de las cosas que están más allá de los cinco sentidos por medio de metáforas e inferencias analógicas. Lo que pensamos como conocimiento es como una pequeña rana en el fondo de un pozo que mira hacia arriba y ve un cielo circular, y piensa que eso es todo lo que existe. ¿Es posible que nuestra conciencia sea como esto?

El punto es, que el desarrollo de un estado meditativo de la mente es imperativo, para que puedas ver las cosas con claridad, y reconocer algo distintivamente diferente respecto a lo que puedas estar acostumbrado. El propósito de este tipo de disciplina es adquirir un genuino punto de vista trascendentalmente objetivo, que sea la base de cualquier ciencia o comprensión real, en la que la mente subjetiva egoica sea eliminada del proceso de conocimiento o de evaluación. La Historia Cósmica es el sistema Absoluto de conocimiento intrínseco a toda la realidad omni-permanente.

También debemos entender que nuestra mente tiene en sí toda clase de obstáculos, que incluso cuando tú tienes una nueva idea, la puedes colocar en algún marco de referencia que la desnaturaliza, o la desgasta, o le quita su dinamismo. Esto es porque piensas, consciente o inconscientemente: “Sé a dónde pertenece esta idea”, y luego vas y le hallas un lugar en el armario trasero de tu mente, y la colocas allí con algunos otros indigeribles pensamientos, cuando no hay ninguna justificación para que esté ahí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

… el desarrollo de un estado meditativo de la mente es imperativo, para que puedas ver las cosas con claridad, y reconocer algo distintivamente diferente respecto a lo que puedas estar acostumbrado.

Esto es sólo para ilustrar qué tan desafiante puede ser para la mente el recibir algo enteramente nuevo y puro como la Historia Cósmica. Alguien podría leer la Historia Cósmica y decir: “Oh, la Historia Cósmica es como La Doctrina Secreta, de Blavatsky,” e inmediatamente darle algún punto de referencia. Alternativamente, la gente podría decir: “Oh, la Historia Cósmica es como Estudios de la Historia, de Toynbee”, o “La Historia Cósmica es como La Decadencia de Occidente, de Oswald Spengler, o “La Historia Cósmica es como la micropedia de la Enciclopedia Británica”.

El resistir la necesidad de referencia o de comparar algo nuevo, es muy difícil. Particularmente porque vivimos en un tiempo en el que la explosión de la información se está difundiendo y expandiendo a una tasa exponencial tal, que hay problemas de discriminación y de comprensión respecto a cuál es un conocimiento útil o dónde encajan ciertas porciones dadas de información.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Historia Cósmica no es lo que parece ser, no puede ser categorizada en compartimentos gastados, y finalmente no puede compararse con nada más. Esto se debe a que la Historia Cósmica es la reformulación absoluta de la mente humana y de la base de conocimiento humano.

La Historia Cósmica no es lo que parece ser, no puede ser categorizada en compartimentos gastados, y finalmente no puede compararse con nada más. Esto se debe a que la Historia Cósmica es la reformulación absoluta de la mente humana y de la base de conocimiento humano. Esta nueva base de conocimiento procede de una perspectiva planetaria/cósmica que es universal, válida y adecuada para todos los seres humanos en todas partes, y no tiene nada que ver con ningún tipo de ideologías ni de distinciones nacionalistas, religiosas o espirituales de cualquier clase.

La Historia Cósmica está involucrada en explorar lo que está disponible a los sentidos, así como también entender las limitaciones relativistas del conocimiento sensorial, de acuerdo a la época, cultura, lenguaje, etc. Todos estos factores afectan lo que conocemos. ¿Hay una verdad objetiva? ¿Hemos tomado en consideración el lenguaje, el condicionamiento cultural, etc.? La búsqueda budista de la iluminación parece que llega a este lugar más allá de los reflejos de la mente condicionada, donde puede experimentarse directamente la realidad.

Estos son puntos importantes, aunque sutiles, en el estudio de la Historia Cósmica. No puede haber una descripción genuina del universo sin una consideración de la naturaleza de tu mente y de la relación de ésta con el universo. Para conocerte, tú no vas fuera de ti. Parece que muchas religiones orientales dicen que tú sólo necesitas conocerte a ti mismo, y que esto es todo lo que necesitas saber. Parece que lo que necesitamos buscar en la Historia Cósmica, es una síntesis más elevada o un equilibrio más alto de los estudios internalizantes del yo, con los estudios de lo “otro”, que es llamado “el mundo fuera del yo”. La Historia Cósmica abraza estas dos polaridades, y busca una síntesis de ambas, de modo que no tengamos un mero quietismo o escapismo mental.

Son estas consideraciones de la naturaleza de la mente, la conciencia, y el orden sagrado de la realidad, lo que eleva tu mente, poniéndote en una pantalla mental especial que crea la cualidad de la Historia Cósmica como un proceso vivo de transmisión. Es esta cualidad la que deseamos cultivar. La Historia Cósmica es una forma mental profundamente espiritual de disciplina, averiguación, investigación, y sistema de categorización del conocimiento. La Historia Cósmica eleva al ser humano desde un estado de la mente fragmentado, nacionalista y sectario, a un estado de la mente planetario y trascendente de fronteras que redime a todos los seres hacia la libertad galáctica.

La Historia Cósmica nos muestra que nuestros roles son magníficos y divinos. Todos nosotros estamos llegando a la auto-iluminación. Las Crónicas de la Historia Cósmica son meramente un apuntador dirigido hacia ti, tú mismo como el único que tiene que salir e investigar el universo, en una forma radicalmente diferente, de acuerdo a los nuevos principios del conocimiento humano.

 Descargar el capítulo en formato word


CAPÍTULO 3

 

Capítulo 3

EL HUMANO PLANETARIO

 

La llegada del nuevo humano planetario, exige la necesidad de una mayor y más comprehensiva etapa de síntesis de información; este es el propósito de la Historia Cósmica. La Historia Cósmica es el nivel más alto de información y comprehensión, respecto al cual la historia previa se vuelve subordinada, transformada, y rehecha. El patrón más profundo del humano planetario, es justamente otro Eterno retorno, en un punto mucho más grande en el espectro evolutivo, en el que todo significado está siendo ahora irrevocablemente alterado. En un sentido fundamental, la Historia Cósmica cuenta el relato del humano planetario, y está evocada por la mente expandida del inconsciente colectivo. Tú, que estás leyendo estas palabras, estás siendo ahora preparado para el siguiente ciclo de evolución; de aquí la necesidad de una mayor comprensión y clarificación del cómo, el por qué, y el quién de la Historia Cósmica.

El humano planetario es de dos tipos: el no despierto, y el despierto. Ambos tipos tienen en común el hecho de que sus vidas, mente y conciencia, han sido moldeadas por factores tecnosféricos que son relativamente inoperables o incluso irrelevantes. El humano planetario no despierto, opera de manera inconsciente respecto a las influencias tecnosféricas, y cree que todavía funcionan las formas tradicionales de pensamiento. El humano planetario consciente, está alerta a estos factores de influencia tecnosférica, y ve la situación como la oportunidad para una nueva espiritualidad global. El humano planetario no despierto, opera con una confusa, apenas consciente, muy polarizada, y levemente desarrollada conciencia global. El humano planetario post-2012, opera con una conciencia compasiva y noosférica, armonizada con toda la vida del planeta. Sri Aurobindo resume así la mente del humano planetario no despierto, o el hombre ordinario:

 

Para el hombre ordinario que vive sobre su propia superficie de vigilia, ignorante de las profundidades y vastedades del yo tras el velo, su existencia psicológica es bastante simple. Una pequeña pero clamorosa compañía de deseos, algunas ansias imperativas intelectuales y estéticas, unas pocas ideas dominantes o prominentes, en medio de una gran corriente de pensamientos inconexos o mal interconectados y en su mayoría triviales, una cantidad de necesidades vitales más o menos imperativas, alternaciones de salud física y enfermedad, una sucesión dispersa e inconsecuente de alegrías y penas, leves pero frecuentes perturbaciones y vicisitudes, y fuertes, aunque muy raras, inquisiciones y trastornos de mente o cuerpo, y a través de todo ello, la Naturaleza, en parte con la ayuda de su pensamiento y voluntad, en parte sin ella o a pesar de ella, arreglando estas cosas en alguna burda forma práctica, algún tolerable orden caótico – este es el material de su existencia…” Síntesis de Yoga

Sri Aurobindo, pág. 69

 

La etapa final de este ciclo evolutivo del inconsciente humano planetario, o el humano híbrido mutante, está ahora concluyendo. En este punto tardío de la historia, la inteligencia humana, de alguna forma, se ha vuelto reducida y limitada, debido al condicionamiento habitual a la máquina y a las formas mecanicistas del pensamiento y la conducta. Este condicionamiento crea una capacidad expresiva cada vez más limitada para los seres humanos, así como una capacidad extremadamente limitada para la memoria de largo plazo, o la memoria que se extiende más allá de esta vida particular. La Historia Cósmica, como mencionamos antes, es el cartucho mental de dinamita que vuela en pedazos el pensamiento condicionado y auto-limitante del ser humano, mientras que simultáneamente presenta un método de estructura, y un panorama de nuevo conocimiento y nuevas posibilidades, de modo que el ser humano se pueda sentir renovado, elevado, e iluminado por su mera contemplación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todas las percepciones que has acumulado deben ser eliminadas, a la luz de la verdad de que sólo existe una tradición, una religión, una Tierra, y un ser.

Debido a que estamos en este punto especial, se hace más fácil entender la noosfera. El punto de la Historia Humana es edificar sobre la auto-percepción planetaria unificada. Todos las disputas por cosas triviales, la guerra, y la lucha, no tienen validez, puesto que nosotros somos un ser planetario unitario. Todo debe ser construido desde esta base. Todas las percepciones que has acumulado deben ser eliminadas, a la luz de la verdad de que sólo existe una tradición, una religión, una Tierra, y un ser. La Historia Cósmica absorbe todas las tradiciones, enseñanzas espirituales, y culturas, y las coloca en un contexto elevado, sin negar nada que sea positivo o creativo.

Es importante describir la naturaleza del humano planetario, para que entiendas que la Historia Cósmica es un tipo de psicología cósmica, o una descripción de procesos psicológicos o estados de la mente cósmicos (todo lo que existe es un desarrollo de la psicología o proceso psicológico cósmicos). Aun los agitados e inconscientes seres humanos en un supermercado, son un aspecto de esta psicología cósmica. Toda esta gente crea un campo, que es de un nivel relativamente bajo, de la involución del espíritu en la materia, especialmente en un supermercado o en cualquier tipo de establecimiento comercial o mercado. En estos ambientes, la gente, en su mayor parte, está frenética respecto al cuidado de su envoltura alimenticia (el cuerpo). O si no están en el mercado, se encuentran tratando de encontrar buena ropa para su envoltura alimenticia, o cualquier cosa que haga más confortable su envoltura alimenticia, sin darse cuenta que sólo están tratando con su cuerpo, que en definitiva, no tiene nada que ver con su alma o conciencia.

Estos ejemplos representan uno de los niveles más bajos de la involución del espíritu en la materia, en donde la conciencia está asida por un proceso inconsciente de condicionamiento, que causa que los seres humanos se comporten automáticamente de ciertas maneras; esto es referido como materialismo histórico. De hecho, podemos definir todo el campo colectivo del humano planetario actual, como siendo este tipo casi robótico e insectoide de ser que responde mecánicamente a los factores condicionados que han sido establecidos y mantenidos por el programa del calendario gregoriano. Es este mismo programa calendárico inconsciente el que mantiene a todas las cosas en este campo mental particular llamado “Estados Unidos”, “Japón”, o “Rusia.”

Este estado de conciencia es referido como la degradación del espíritu, debido a su aferramiento a los niveles más inferiores de involución en la materia. Simultáneamente, está ocurriendo obviamente una gran aceleración de la conciencia. Algunas personas está de algún modo conscientes de que las cosas están yendo más rápido, pero la mayoría no comprenden del todo el alcance de esta aceleración, debido a la carencia de medidas de comparación. Aquí es en donde viven, esta es la manera en que las cosas son como son. Como la carpa dorada en su pecera, no saben que el agua está sucia, ellos simplemente viven allí. Esta es la forma en que realmente es el campo mental colectivo, y esta es la razón del descenso de la Historia Cósmica, que viene como un rayo de energía, o un haz de luz, y golpea este campo mediante los dos agentes particulares, resultando en un avivamiento para todos.

 

AUTO-SACRIFICIO Y LA PRIMERA MANIFESTACIÓN DE

LA HISTORIA CÓSMICA

 

El conocimiento, o la revelación, es la única salida verdadera de lo que podríamos llamar el mundo de Satanás, el ciclo del samsara, la rueda del sufrimiento, o el reino de la negatividad y desesperación que caracteriza a mucho de la conciencia humana hoy en día. Esto nos lleva a otra cita de Sri Aurobindo:

 

Elevarse a tal altura de liberación, es la verdadera salida y el único medio del indudable conocimiento.” Cartas del Yoga, Tomo 2, pág. 29

 

Elevarse al conocimiento indudable es elevarse a un conocimiento sin duda; esta es la única manera en que puedes ir más allá de una situación de sufrimiento. Esto significa que tienes que hacer un sacrificio. Por lo menos, debes sacrificar tu tiempo en aras del todo. Pero tienes que sacrificar mucho más que el tiempo, si es que vas a elevarte a las alturas reales del nuevo conocimiento. De hecho, no puede haber ningún avance nuevo en el interior de la matriz de una vieja estructura, sin un sacrificio. Tienes que sacrificar algo de ti mismo, si no es que todo lo tuyo que esté apegado o involucrado con lo viejo, para conseguir lo nuevo. Este es un punto crucial.

La Historia Cósmica es el descenso de un principio divino, que ocurre en un muy específico punto en el tiempo, que es denominado el cierre del ciclo, o la transición biosfera-noosfera. Las transmisiones originales de la Historia Cósmica ocurrieron durante un ciclo particular de cuatro años conocido como el tormento del infierno, 2000-2004, el punto entre los Siete Años de la Profecía, 1993-2000, y los Siete Años del Misterio de la Piedra, 2004-2011. Así que estamos tratando con la situación del significado del tormento del infierno, el significado del auto-sacrificio, el significado de la encarnación de un principio divino, y el significado de la cultivación de varios tipos o formas de compasión. Como ya hemos afirmado, para que haya algún tipo de ascenso evolutivo, debe haber primero un descenso divino.

 

 

 

 

 

 

Abandonada a sus propios recursos, la humanidad simplemente se hundirá más en las profundidades del programa en caída en espiral del materialismo histórico. Por consiguiente, deben darse, en puntos específicos del tiempo, descensos divinos, que son como “pasarle corriente” a la conciencia humana. Pero estamos ahora en el momento extraordinario del cierre del ciclo, de modo que tiene que haber un “pase de corriente” extraordinariamente sobrenatural. De la vasta matriz caótica de la vida del humano planetario, debe ocurrir un sacrificio, seguido de un avivamiento, y luego una germinación de lo nuevo.

Desde el punto de vista de un tipo de comprensión objetiva, o incluso una teoría, es fácil hablar del descenso divino, o la emanación avatárica, o del tipo de conocimiento que es necesario para un punto evolutivo particular; pero hablar de ello desde el otro lado, desde el punto de vista de los instrumentos humanos que están siendo llamados para incorporar o encarnar este principio divino, es una imagen muy diferente.

Entre otras cosas, esos seres humanos nacen simplemente como seres humanos; ellos no nacen como ninguna otra cosa. Y cuando nacen, no tienen necesariamente un centro pleno en sus conciencias que diga: Ahora he nacido como avatar, yo sé qué es lo que haré. Al contrario, nacen en un ambiente humano, lo que significa que nacen dentro de un tipo muy específico de familia u hogar que cuentan con todos sus programas, los que, lógicamente, han sido divinamente comandados en su modo particular para ayudar a modelar al avatar en formación, a ir en una dirección particular.

Sin embargo, desde el punto de vista de la persona que va a cumplir el rol avatárico, no hay ninguna pista respecto a qué hay realmente en reserva. Sí, pueden haber momentos de revelación, cuando algunos vislumbres empiezan a emerger, y hay ciertas intuiciones que son lentamente seguidas, hasta que se vuelve más y más iluminado en relación a cuál es su propósito y rol. Nadie viene, y dice: Ahora tú eres un avatar. Esto no necesariamente funciona así.

Cada ser humano tiene una chispa de lo divino. Dios ha colocado la memoria de Él en cada corazón humano, y en todo aquello que existe. Pero encarnar totalmente un propósito divino, y estar completamente instrumentado para ser un vehículo del Plan Divino, esa es otra cuestión. Desde el punto de vista del materialismo histórico, esto es un sinsentido. Pero sabemos también que la historia está llena de santos y místicos que se han elevado a alturas sobrenaturales. Sabemos que aquellas personas que fueron capaces de encarnar un principio divino, lo hicieron así porque reconocieron y siguieron el llamado en su interior, de elevarse al nivel más alto. Reconocer que eres una encarnación divina, significa que debes estar dispuesto a sacrificarlo todo, sin transigencia alguna. Si el auto-sacrificio y la entrega son absolutos, entonces estarás en la compañía de los más grandes santos, yogis, místicos, profetas, sabios, y maestros del mundo. Pero ésta no es una tarea fácil.

Una vez que has sentido en tu interior la llamada, y te das cuenta que esa es la compañía en que te encuentras, entonces esto es lo que es. Tú ya no eres más un ser humano “normal,” como se dice. Ser una encarnación divina no es normal desde un punto de vista mundano. Si lees la vida de Ramakrishna, ves que, desde cierta edad, especialmente cuando estaba en su juventud y después de los 20 años de edad, estaba teniendo samadhi y dicha espiritual, y claramente no era “socialmente normal.” Esto es sólo para ilustrar que hay muchas y diferentes variedades y tipos de ejemplos de encarnaciones espirituales.

Con la Historia Cósmica, estamos tratando específicamente con dos tipos que están incorporando el principio del cierre del ciclo de la historia, y regenerando el nuevo ciclo, que es lo necesario para encarnar el principio de la Historia Cósmica. El que está cerrando el ciclo incorpora o encarna la conclusión del principio del Ciclo de Devenir. El que regenera el ciclo incorpora o encarna el principio del Ciclo del Retorno. Es imposible para la limitada razón humana, juzgar los caminos o propósitos de lo divino; como dice Aurobindo: “Si ves al ser humano exclusivamente, viendo con el ojo externo, y sin estar dispuesto o preparado para ver nada más, verás solamente a un ser humano. Si miras con tu ojo divino, hallarás lo divino.

Particularmente en este tiempo del cierre del ciclo, es muy difícil ver lo divino. Como Cristo predicó en el Evangelio de Mateo, 7:15-16, que un signo de los Tiempos Finales es que habrá muchos falsos profetas, los cuales se conocerán por sus frutos; también dice que habrá guerras y rumores de guerras. Es este clima de falsos profetas y mentalidad de tiempos de guerra, que invoca, desde las más oscuras profundidades, la exigencia evolutiva cósmica.

Si sientes que eres llamado, y hablas acerca de tu necesidad de seguir tu destino, sabes que, a veces, tienes que diferir en opinión o acción, porque hay algo en tu interior que te está diciendo que rompas el cascarón o salgas de la prisión. Para el ojo humano, pudiera parecer que estás incumpliendo las normas sociales. Para el ojo divino, vas más allá, para contestar la llamada. Este es el punto o elemento del auto-sacrificio.

Una vez que has escuchado la llamada, y elegiste de todo corazón responder a ese llamado, estés o no completamente consciente de ello, tus acciones siempre te llevarán al lugar a donde te es ordenado seguir el más profundo discernimiento, el más profundo vislumbre, la más profunda luz que dice: “Ahora tiene que ir a allá, y ahora tienes que hacer esto.” Esto quiere decir que, sin importar cuáles sean los valores normativos sociales en el tiempo de tu encarnación, ellos van a ser relativamente inhibidores del apremio divino que te hace señas para que evoluciones al siguiente nivel espiritual; o, incluso en el contexto de un tiempo particular, a evolucionar a un punto en donde puedas reflejar a la gente de tu tiempo que ellos lo pueden hace mejor espiritualmente, que han olvidado que pueden ir hacia otro nivel, o que necesitan tener una enseñanza renovada, o un recordatorio inspirador. Justo para hacer esto, es que tienes que salirte de las normas sociales. Así que, no hay necesidad de decirlo, no hay ninguna manera en que alguien, que sea un mensajero o una emanación avatárica, pueda permanecer dentro del molde social.

Algunas veces puede ser que, en el proceso de maduración de la persona avatárica, la personalidad terrenal esté inmersa en una situación socialmente normativa, durante algún periodo de tiempo. Pero esto es sólo para aprender ciertos valores que ayuden a universalizar la conciencia de la personalidad avatárica. Un vez que esos valores, normas, y experiencias, son absorbidos, tal persona puede tener que romper su cascarón, e ir al siguiente nivel; este proceso continúa, hasta que finalmente no hay nada que quede, sino la pura emanación avatárica. Cada vez que hay una ruptura en el cascarón de los valores socialmente normativos, o circunstancias de la vida, eso representa un auto-sacrificio en términos de la personalidad egoica terrenal.

Desde el punto de vista divino, este auto-sacrificio no es en realidad un sacrificio, sino más bien un desprenderse de una piel, el desprendimiento de ciertos adornos adquiridos que pueden estar inhibiendo la realización del propósito divino en la persona avatárica. Sin embargo, debido a que la personalidad avatárica está jugando simultáneamente el rol de una personalidad humana terrenal, puede haber cierto sentido de sufrimiento, dolor, o incluso alienación, al hacer el rompimiento con las situaciones socialmente normativas, con el fin de lograr la integridad avatárica.

De este modo, todas las situaciones están perfectamente diseñadas para que la personalidad avatárica se vuelva más universal y completa. Esto es porque, sólo al volverse universalizado e integralmente entero, es que la persona avatárica puede lograr ese nivel de sazón o maduración en el que el enunciado, reflexión, o mensaje que la personalidad tiene la intención de comunicar, encarnar, e incorporar, alcanza la máxima apelación universal. Por tanto, la persona avatárica será alguien que será muy sensible, que será capaz de absorber, lo quiera o no, la influencia de quienquiera con el que tenga contacto, e incluso canalizar las energías de la otra persona, algunas veces para su propio detrimento. Esta cualidad mediumnística del tipo avatárico, está estrechamente relacionada con la forma aboriginal del chamán, quien, en general, funciona como el canal o medio de los diferentes tipos de energía de los “espíritus”, en beneficio de la tribu, clan, o comunidad. De manera similar, el avatar funciona como un instrumento mediumnístico, canalizando un propósito o principio divino para el bien de la humanidad.

Aun cuando la personalidad avatárica canaliza energías inferiores, al actuar como un medio y absorbiendo las energías de otra gente que quizá no esté tan iluminada o divinamente intencionada como el avatar, entonces la persona avatárica participará de ciertas influencias que pueden afectar temporalmente su propio bienestar. Todo esto es debido a la muy susceptible absorbencia mediumnística de la personalidad avatárica. La única precaución para el avatar, es la práctica y disciplina espirituales intensificadas, el sendero de la auto-perfección. La personalidad avatárica sabe que, aunque la experiencia pueda ser muy dolorosa, es una etapa necesaria en el proceso en el que el alma está yendo hacia un aprendizaje profundo e intenso. Cuando alcanza el otro lado, se da cuenta que ha absorbido un poco más del alma del mundo, de manera que se ha vuelto aun más universalizada. De esta forma, para la personalidad avatárica, todas las experiencias se ven como trascendentales.

Por ejemplo, toma el ejemplo de Santa Hildegard de Bingen, quien pasó por años de duda desgarradora, luchando contra su condición socialmente normativa de ser una monja dentro de la iglesia. En su tiempo, ser monja no era tan extraordinario, sino más bien una opción muy sancionada socialmente. Pero incluso esa opción social era socialmente normativa, y, en esta situación, Hildegard tuvo que toparse y cuestionar continuamente su ambiente social, hasta que, finalmente, resultó claro que ella tenía un llamado y una importante visión que comunicar.

Así ves que, incluso alguien como ella, tuvo que romper los moldes sociales de su tiempo. Todas las experiencias dolorosas que ella tuvo, fueron en realidad puntos de auto-trascendencia que la llevaron al punto de un discernimiento auto-iluminante, de modo que pudo finalmente ser sólo ella misma. Si observas las pinturas manuscritas e iluminadas de Hildegard, éstas reflejan una visión universal integral, que tenía que ser comunicada en ese tiempo y por una mujer con ese tipo de visión. Ella sirvió a un muy alto propósito para su tiempo, así como para el nuestro, al ejemplificar el sendero de una mujer en una misión creativa auto-trascendente, para manifestar un tipo de gloria creativa universal que está saturada de la presencia y ser de la divina Divinidad misma.

El punto es que cada emanación avatárica ha sido elegida para un momento particular en el tiempo. Las Crónicas de la Historia Cósmica fueron elegidas para liberarse específicamente durante el tormento del infierno, para el punto del tiempo del Cierre del Ciclo. Si tomamos el ciclo del tormento del infierno, y vemos los cuatro años galácticos (2000-2004) – Tormenta Galáctica Azul, Semilla Solar Amarilla, Luna Planetaria Roja, y Mago Espectral Blanco – encontramos que los principios o agentes de la Historia Cósmica, ya estaban involucrados en el proceso de preparación al inicio de este ciclo de cuatro años.

De algún modo, debido a la extraordinaria naturaleza del Cerrador del Ciclo y la Reina Roja, los agentes avatáricos para recibir el descenso de la Historia Cósmica, podríamos decir que el tormento del infierno estuvo diseñado específicamente como la manifestación del proceso de auto-purificación y auto-sacrificio que era necesario que ellos experimentaran, para llegar al punto de ser capaces de encarnar los principios de la Historia Cósmica.

El primer año del ciclo de cuatro años, Tormenta Galáctica Azul, involucró mucha preparación, en la que el Cerrador del Ciclo tuvo que hacer un llamado telepático a la Reina Roja, quien estaba viviendo en ese tiempo en Santa Fe, Nuevo México, para que atendiera la Conferencia de Liderazgo del Mago de la Tierra en Monte Hood, Oregon. Él sabía que tenía que hacer este llamado, y que ella debía estar allí. Esta fue una prueba real. La siguiente prueba empezó en el año Semilla Solar, cuando se inició todo el proceso de la Historia Cósmica. Los dos agentes fueron reunidos, de modo que para el punto medio de ese año Semilla Solar, había ocurrido la involucración plena. No mucho después de eso (como mencionamos en el Prefacio), comenzó el proceso de la Historia Cósmica: el descenso de ese principio, que fue activado en Teotihuacan, México, en la ceremonia del Cierre del Ciclo. Luego empezó el descenso divino.

El descenso divino significó que los dos agentes tenían que pasar por la siguiente etapa, de completa catarsis, para ser totalmente capaces de incorporar el principio de la Historia Cósmica, y convertirse en encarnaciones divinas. Para cada uno de los dos agentes, ocurrió un singular y terrenal auto-sacrificio. Cada sacrificio fue para un propósito muy específico. Para el agente transmisor, el Cerrador del Ciclo, el sacrificio fue una unión matrimonial de 22 años, así como todos los lazos familiares involucrados en esa unión matrimonial.

Para el agente receptor, fue el abandonar todo tipo de aspiración, en el sentido de que ella pudiera alguna vez llevar, en cualquier forma, una vida “normal.” Ella entró de lleno en el proceso a la edad de 29 años, así que fue como si estuviese tomando los votos sagrados, como Santa Hildegard de Bingen los hubiera tomado, en alguna forma análoga.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL PROPÓSITO DEL AUTO-SACRIFICIO

 

Desde la perspectiva divina, la relación terrenal y lazos familiares del Cerrador del Ciclo, tuvieron que sacrificarse completamente; todo tuvo que limpiarse para que pudiera ocurrir la incorporación final de él como encarnación divina, como manifestando el principio de la Historia Cósmica. Este sacrificio representó la necesidad de disolver absolutamente todos los modelos históricos por completo. El principal modelo histórico por disolver, sancionado por el estado, fue el matrimonio y la familia nuclear. Al sacrificar esta relación, también estaba enunciando, en el cierre del ciclo, que la historia y todas sus instituciones tenían que disolverse. Si todas las instituciones de la historia, tal como las conocemos, no se disuelven o anulan, entonces no puede haber nada nuevo, y la causa de la evolución no será atendida. Todo aquello que esté basado en cualquier tipo de forma arbitraria, y que exista en este punto del cierre del ciclo, todo tiene que disolverse, especialmente todas aquellas cosas que tengan que ver con el arbitrario y artificial aparato del estado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para el agente receptor, fue el abandonar todo tipo de aspiración, en el sentido de que ella pudiera alguna vez llevar, en cualquier forma, una vida “normal.”

 

Desde la perspectiva divina, la relación terrenal y lazos familiares del Cerrador del Ciclo, tuvieron que sacrificarse completamente

 

Desde el punto de vista de la evolución, todas las diferentes formas que se han desarrollado, que estén sancionadas por el estado, y estén también sancionadas por la religión organizada, todas éstas tienen que ser cuestionadas y disueltas en forma completa. Todas estas instituciones del estado tienen que ser deconstruidas. Las tradiciones religiosas tienen que ponerse de cabeza completamente, para ver lo que sea de verdad real, qué es lo que las tradiciones están ofreciendo, y por qué. Las tradiciones genuinas sobrevivirán, porque son trascendentales, y sirven a propósitos puramente trascendentales.

El punto es que, debido a la naturaleza misma del materialismo histórico, todas las instituciones están basadas en errores de percepción: errores en la auto-percepción de los seres humanos en relación mutua, y errores en la auto-percepción del ser humanos en relación a la naturaleza y a lo divino. Todas estas percepciones son defectuosas y están en el error. Si no fuesen defectuosas, y no estuvieran en el error, entonces el mundo no sería como es hoy.

Estos defectos y errores resultan en la percepción fallida de la relación con el yo, y la relación con el ambiente y el cosmos, y la relación con lo divino. Por consiguiente, el auto-sacrificio del Cerrador del Ciclo es una enseñanza sobre la necesidad de disolver todas las convenciones e instituciones históricas, con el fin de que un propósito evolutivo superior sea servido.

En el caso del auto-sacrificio de la receptora, al renunciar a cualquier tipo de vida “normal”, como la idea del matrimonio, hijos, o carrera, todas las cosas involucradas en el sistema de valores socialmente normativos, tenían que sacrificarse de manera absoluta. En este caso, mientras que el auto-sacrificio del Cerrador del Ciclo representa la disolución de las convenciones e instituciones históricas, la regeneradora del ciclo, el auto-sacrificio de la Reina Roja, representa la purificación real de lo nuevo. Esto se debe a que, por la edad a la que la Reina Roja entró en este proceso de auto-revelación de la emanación avatárica, ella tenía tan sólo un conjunto mínimo de experiencias, que incluían la experiencia de la niñez y educación en su familia, la experiencia de romper con la familia, y la disolución del yo que ocurrió a través de diferentes experiencias intensificadas con drogas, incluyendo una experiencia crucial cercana a la muerte, a los 19 años de edad.

Después de limpiarse de todo esto, ella empezó a escuchar el llamado en su interior, de modo que, para cuando tenía 25 años, la conexión ya se había establecido con el Cerrador del Ciclo, y el sendero magnético se abrió. Desde ese tiempo inicial de encuentro, y hasta cuatro años más tarde, en el punto medio del año Semilla Solar, ella ya se encontraba en un estado relativamente purificado, en el sentido que tenía muy pocos apegos mundanos, y estaba más que preparada para rendirse o someterse al proceso trascendental que la esperaba, para convertirse en la aprendiz del Cerrador del Ciclo.

Éstos son dos ejemplos específicos de auto-sacrificio. Uno es la disolución de la historia, que está ejemplificado por el rompimiento del patrón, sancionado por el estado, del matrimonio y el núcleo familiar; y el otro es el abandono de todas las normalidades sociales, como preparación para encarnar lo nuevo. El punto es que cuando el proceso de ser aprendiz termine, la Reina Roja estará totalmente realizada y absolutamente lista y purificada para recibir el descenso completo de la impronta de lo nuevo, lo cual es OMA, o la Matriz Original Obtenida (en inglés, Original Matrix Attained; n. del. t.); esto es para asegurar que haya todo un nuevo impulso evolutivo que esté suscitado por la matriz original. Si estos patrones históricos no se disuelven, entonces los seres humanos no evolucionarán.

Toda emanación avatárica representa al total de la humanidad. En este caso, tenemos estas dos emanaciones avatáricas, que representan la totalidad de la humanidad. Este descenso de la Historia Cósmica, o principio divino, ocurrió precisamente en este punto y a estas dos emanaciones avatáricas, quienes rápidamente pasaron por muchas diferentes facetas de experiencia acumulada. Estas facetas de la experiencia representan una diversidad múltiple de estilos y tipos de personalidad del humano planetario como un organismo entero. El proceso incluyó el sufrimiento del tormento del infierno, y luego la redención del Misterio de la Piedra, provocando la auto-comprensión y la auto-liberación de que todo está en un proceso de auto-trascendencia; a este grado, el humano planetario consigue elevarse.

Votan y la Reina Roja representan cargas tan potentes del reflejo universal total del humano planetario, que, cuando sus energías se reunieron, la carga destinal fue tan intensa, que muchas normas sociales tuvieron que romperse. Esto pareció como si se entrara en diferentes tabúes sociales, con el fin de establecer un nuevo principio. Una vez que el proceso catártico había sido soportado, se comprendió que la catarsis personal es la base y la razón para el desarrollo de la compasión universal; la compasión hacia absolutamente todo ser humano, en toda situación que exista.

Lo mismo que pasa con las instituciones arcaicas que, si no son disueltas, el ser humano no evolucionará, sucede también con la compasión universal que, si no se desarrolla, el ser humano no evolucionará. Estas dos cualidades de disolver completamente lo viejo, y desarrollar la compasión universal, les incumben a las emanaciones avatáricas, pues tienen que desarrollarlas en ellos, porque ellos son el reflejo, en su múltiple personalidad, y en sus múltiples funciones y experiencias, de la diversidad del humano planetario. Éste es un proceso interno; todo el punto es no crear más arquetipos del tipo héroe/heroína. El propósito de la encarnación de estos arquetipos es elevar a la totalidad de la humanidad al siguiente nivel.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al universalizarse, todo aquello que es personal, se vuelve transpersonal, y todo aquello que es transpersonal, se vuelve universalizado.

 

Para que la totalidad sea elevada al siguiente nivel, tienen que haber dos seres humanos que realmente incorporen la encarnación divina. Sabiendo quiénes son y dónde se encuentran en el tiempo, y sabiendo cómo está constituida la humanidad en ese tiempo en plena conciencia, los dos deben encarnar completamente los mandatos del principio divino, para que el humano planetario pueda recibir una nueva frecuencia vibracional. Esta nueva vibración se da gracias a un nuevo almacén y un nuevo filón de conocimiento, que es la Historia Cósmica. Esto es para conducir al humano planetario al proceso de la reformulación trascendental de la mente y el yo, y la purificación del alma.

Las emanaciones avatáricas se requieren para incorporar el reflejo universal del ser humano en su integridad, en cada matiz y aspecto de su ser y existencia, para que su mensaje pueda volverse absolutamente universalizado. Esto significa que los pensamientos, palabras, y gestos de los aspectos de los principios avatáricos que están encarnando la Historia Cósmica, deben volverse absolutamente universalizados. Al universalizarse, todo aquello que es personal, se vuelve transpersonal, y todo aquello que es transpersonal, se vuelve universalizado. De esta manera, se cumple el Plan Divino.

Para que comprendas el significado y la necesidad de las Crónicas de la Historia Cósmica, tienes que entender que éste es un proceso que es una función de un decreto divino, que está manifestado por los dos tipos que están realizando una función particular. Aunque a primera vista esto pueda parecer extraño, el hecho es en sí mismo de una consideración importante para entender por qué es única la Historia Humana, y por qué los dos principios están tan intencionados y destinados precisamente para este tiempo.

No es sólo una función de dos personas reuniéndose y trabajando una idea en sus cabezas; es todo menos esto. Éste es un principio sagrado que está siendo pasado a través de estos dos instrumentos y agentes divinos, soportado lo mejor posible en sus vidas y existencia, y mediante el sacrificio que ellos tuvieron que hacer para adherirse a este punto y entregar su mensaje particular.

Así que, de nuevo, ves que mediante la disolución de lo viejo, y por la cultivación y desarrollo de la compasión universal hacia todos los seres, yace la meta de la evolución del humano planetario. El auto-sacrificio de todos los seres debe darse prontamente, para asegurar que para el 2012 el alma planetaria tenga un alma limpia, una mente clara, y un nuevo tiempo.

 

 

 

 

EL ORIGEN: ¿DE DÓNDE DESCENDIÓ LA HISTORIA CÓSMICA?

 

Después de entender el punto del origen terrenal de la Historia Cósmica, es importante ver de dónde descendió. Hemos hablado antes de la Historia Cósmica, como un descenso desde un reino divino de una dimensión superior, a la conciencia de la Tierra. De esta forma, la Historia Cósmica es un descenso avatárico. Representa un principio divino del Absoluto en relación con lo relativo, e ilustra cómo lo relativo está contenido en lo Absoluto, y cómo el Absoluto contiene lo relativo. Lo relativo experimenta progreso, declinación, y se mueve en espiral; el Absoluto experimenta la Absoluteidad. La Historia Cósmica es una manifestación de este principio divino, descendido en una formulación del conocimiento, de modo que el principio del Absoluto y lo relativo se vuelva entonces la formulación conocida como Historia Cósmica.

El cosmos es lo Absoluto, y la historia es lo relativo. Este principio está designado como Historia Cósmica, para demostrar la integridad del proceso de acción recíproca de lo Absoluto y lo relativo. Esto incluye el descenso del espíritu y la mente en la materia, la involución, y luego viene la evolución de la mente y el espíritu fuera de la materia. La mente y el espíritu sólo pueden evolucionar fuera de la materia mediante el efecto, impacto, o impresión de diferentes descensos de la mente o el espíritu. En otras palabras, la mente y el espíritu están latentes en la materia, pero sólo operarán dentro de ciertas mesetas de la conciencia, hasta que haya un nuevo descenso del espíritu.

Estos nuevos descensos siempre toman la mente y el espíritu que están dentro de la materia, y los vivifican a través de una serie de etapas. Puedes ver el proceso de esa vivificación en los grandes maestros y avatares del mundo, que se manifestaron con diversas transmisiones, de acuerdo a la necesidad de la época. Cada una de estas encarnaciones crea una lenta sucesión de incrementos o saltos de la conciencia, que representan la activación de la mente y el espíritu. En este sentido, la Historia Cósmica no es sólo el descenso final durante este ciclo mundial, sino es el primer descenso del próximo ciclo evolutivo. Esto significa que la Historia Cósmica resume tanto todas las etapas previas de involución y evolución, y también prepara para la siguiente etapa de la evolución, al colocar el fundamento de un gran ciclo completo de activación espiritual/mental. Esta es una descripción del descenso de la Historia Cósmica en la conciencia de la Tierra, en el contexto y relación con los previos descensos históricos de información y conocimiento avatáricos.

Vemos que hay un principio fundamental que es Absoluto y relativo, que baja de nivel hacia una descripción del cosmos, en sus etapas multidimensionales de progresión. Cuando bajamos más aun de nivel, podemos ver la historia del universo como luce ante el ojo desnudo. Por ejemplo, cuando ves por primera vez la Historia Cósmica, se ve como una bola de cristal sin defecto alguno. Cuando la ves más cuidadosamente, ves que dentro del cristal hay formas – quizá tenga una pirámide fantasma en su interior -; luego bajas aun más de nivel, y comienzas a examinar cómo se metió la pirámide fantasma en la bola de cristal. Puede ser que te revele cómo el espíritu estampa la materia, de modo que se inician nuevas formas y nuevos ciclos del ser. Luego tienes que preguntar: ¿Cómo fue, en primer lugar, que la Historia Cósmica se inició y activó?

Antes del descenso de la Historia Cósmica, ha habido personas que han escrito historias universales. Por ejemplo, Alexander de Humboldt escribió un gran libro llamado Cosmos, que era como una Historia Cósmica, pero desde un punto de vista naturalista/botánico del siglo diecinueve. Luego está Madame Blavatsky, quien escribió Isis Sin Velo, y La Doctrina Secreta, que representan una estructura y una formulación del conocimiento sin precedentes, que utiliza muy fuertemente el septenario, o siete, del cual la Historia Cósmica tiene su antecedencia: los siete volúmenes, las siete razas raíz, los siete rayos, etc. Sin embargo, la Historia Cósmica es una formulación completamente fresca y nueva, acerca de lo que es ser humano, de qué conocimiento son capaces los hombres, y hacia dónde les llevará este conocimiento. Este es el fundamento de la Historia Cósmica.

 

 

 

 

 

 

 

 

La emanación avatárica llega a un punto de crisis evolutiva, luego el avatar manifiesta o incorpora un principio particular. En este caso, ese principio particular es la Historia Cósmica.

En las Cartas del Yoga, de Sri Aurobindo, hay una cita que sirve para arrojar luz sobre la Historia Cósmica, en relación a la mente y el cosmos, y la naturaleza de la Historia Cósmica en la trayectoria evolutiva en la que el planeta y las especies se encuentran ahora. Estamos empezando a entender, que la Historia Cósmica es un tipo de descenso avatárico, y la manifestación avatárica siempre representa o incorpora un principio divino en el cual descender.

 

La totalidad de la humanidad no puede cambiarse toda a la vez. Lo que tiene que hacerse es bajar la conciencia superior a la conciencia de la Tierra, y establecerla ahí como una fuerza constante y realizada. Igual que la mente y la vida se han establecido e incorporado en la materia, para establecer e incorporar la fuerza sacramental.” Sri Aurobindo

 

Cuando Sri Aurobindo habla de la conciencia supramental, él está hablando de ella como una fuerza generalizada. La Historia Cósmica es esa fuerza generalizada hecha específica. En este sentido, podemos ver que la Historia Cósmica es lo supramental: el bajar y establecer la conciencia superior en la conciencia de la Tierra, para que así pueda convertirse en una fuerza completamente realizada. De esta manera, la Historia Cósmica es la manifestación de un principio superior, que es un requisito evolutivo. La emanación avatárica llega a un punto de crisis evolutiva, luego el avatar manifiesta o incorpora un principio particular. En este caso, ese principio particular es la Historia Cósmica.

La Historia Cósmica es la forma de la conciencia superior que es necesaria para infiltrar y penetrar completamente la conciencia de la Tierra actual. Es como un tipo de levadura, actuando como un agente fermentador, para traer la conciencia superior a todas las masas de la humanidad. Todo aquello que se trae a la conciencia de la Tierra, debe traerse por terrícolas. Los terrícolas seleccionados deben funcionar de una manera avatárica, para que puedan incorporar lo que va a descender.

 

 

 

EL CONTEXTO PARA LA HISTORIA CÓSMICA

EN EL PROCESO DE LA TIERRA

 

Una vez entendido este proceso del origen de la Historia Cósmica, debemos enseguida entender que hay un contexto para la Historia Cósmica que entra en la conciencia de la Tierra. En este contexto, dos factores pueden traerse a la luz:

 

1.      La Ley del Tiempo y el orden sincrónico (detallados en el Capítulo 2)

2.      Un contexto de anticipación para la Historia Cósmica.

 

Contexto de anticipación: Lo que Sri Aurobindo llamó la siguiente etapa de “evolución supermental,” es lo mismo que Vernadsky y de Chardin llamaron la “noosfera.” Blavatsky hizo mucho trabajo fundacional respecto al número siete. Aurobindo dice que, al principio, muy poca gente clave va a incorporar el próximo “descenso avatárico” o “supramental,” que está acompañado de la revelación de nuevo conocimiento. Nosotros somos la gente que inicialmente incorporamos y ensayamos el “descenso supramental” de la Historia Cósmica. Lo estamos haciendo por el poder del siete, en el contexto del punto en el tiempo que puede ser variadamente descrito como la transición biosfera-noosfera, o el Tiempo Final, el Cierre del Ciclo, o el tiempo de la profecía. El tiempo define la naturaleza de aquello que es requerido.

Luego, el principio de transmisión de la Historia Cósmica por agentes terrestres, es completamente adecuado al Cerrador del Ciclo, creando un puente supramental que va de un ciclo al siguiente. El puente mismo es una construcción supramental. El cruzar el puente es un esfuerzo supermental, y el estar al otro lado del puente, es un cambio permanente hacia el funcionamiento supermental natural. El descenso del nuevo principio proviene de más allá de la mente, supramental, pero es para ayudar a ir de la mera mente a lo supermental. Así es como el principio de la Historia Cósmica trabaja como una fuerza realizada. En otras palabras, aquellos seres humanos que estudien y asimilen la Historia Cósmica, se transforman a la vez en emanaciones vivientes de esta fuerza realizada (que es en realidad una fuerza de la evolución).

Como una fuerza de la evolución, la Historia Cósmica te proporciona todo aquello que no viste por el espejo retrovisor, porque estabas conduciendo muy rápido. Los objetos en el espejo retrovisor aparecían invertidos y siempre retirándose. La inversión del espejo retrovisor, es literalmente un espejo de tu propio proceso de inversión. En otras palabras, cuando ves cualquier cosa, en realidad estás viendo a dos lentes. Estos dos lentes te traen información del interior de tu cabeza, y la juntan mediante un proceso de polaridad cruzada. Los objetos en el espejo retrovisor imitan el proceso de inversión en el nervio óptico, de modo que, cuando ves el espejo retrovisor, y las cosas se están retirando, es porque estás viendo al pasado.

Vemos que, para que la Historia Cósmica se entienda y sea aceptada por otros seres humanos o terrícolas, tiene que ejemplificarse por la acción consciente humana de las emanaciones avatáricas, para el principio avatárico. Como dice en el Corán, si los ángeles aparecieran con esta información, nadie les creería; estaría más allá de ellos. La información divina tiene que ser comunicada por seres humanos, para que otros seres humanos puedan decir: “Oh, parece que ellos son seres humanos igual que yo, así que, ciertamente, ¡yo puedo conseguir esto también!” Este es un punto importante. Cuando hablamos del descenso de la conciencia superior, estamos también hablando del descenso de la mente superior.

 

DESCENSO INTERPLANETARIO

 

Como hemos mencionado antes, la Historia Cósmica fue impulsada en un día Caminante del Cielo, y se originó en un día Mago, que, de acuerdo al Encantamiento del Sueño, representan a Marte y a Maldek, respectivamente. Esto nos dice que la Historia Cósmica es un descenso interplanetario, o un descenso en la memoria y conocimiento interplanetarios, que tiene su origen cósmico en el pulsar Vela. Este pulsar Vela es lo que pulsó la información del marco de referencia más grande de la Historia Cósmica, llegando de regreso al punto de la razón matemática del “Intervalo del Tiempo Perdido en la Eternidad” (detallado en el Capítulo 13). Los códigos del pulsar Vela contienen pistas y claves psicomíticas para desentrañar las causas de la destrucción de los mundos previos en nuestro sistema solar. Estas destrucciones tienen todo que ver con el por qué se presenta la Historia Cósmica ahora.

El descenso de la Historia Cósmica, es el descenso del conocimiento de la memoria de los mundos previos. Este nuevo conocimiento está formulado de tal manera que los eventos de las situaciones previas del mundo, están reconfiguradas en la presentación del conocimiento de la Historia Cósmica, con el propósito de impactar la conciencia de hoy en día de la Tierra, con una orientación radicalmente positiva y alejada de las tendencias internas hacia la autodestrucción. El campo de la inteligencia humana en el planeta no ha sido nunca tan denso, debido en mayor medida al materialismo fuera de control. Estos son puntos sutiles que necesitan captarse bien.

Así que el descenso de la Historia Cósmica incluye las claves de los programas previos que se autodestruyeron. Las Crónicas de la Historia Cósmica reformulan estos programas y claves, en lo que podríamos llamar un “movimiento positivo hacia arriba en espiral,” que es exactamente lo que es requerido en el punto del Cierre del Ciclo. Más de 5,000 años de historia han finalmente alcanzado un pico, y se están maximizando increíblemente en este punto del clímax de la materia, significando que hay ahora la máxima involución del espíritu en la materia. En esta materia, el espíritu y la mente se han involucrado tan profundamente, que la gente ha adquirido densas cualidades de materialismo, a tal grado que su luz se entierra hondamente, hasta el punto que puede parecer que no tienen nada de luz, en absoluto.

La Historia Cósmica es un descenso a la obscuridad más obscura y a la densidad más densa de la conciencia, como jamás pudo haberse imaginado aquí en la Tierra. La Historia Cósmica se sumerge en el núcleo de la conciencia de la Tierra, con un programa que está subliminalmente estructurado para transmutar y alterar las causas y efectos de la densidad y obscuridad, que son el resultado de la destrucción de los mundos anteriores. Este descenso de la Historia Cósmica imita realmente el camino evolutivo primario.

El camino evolutivo primario fue puesto en movimiento en el “Intervalo del Tiempo Perdido en la Eternidad.” Ocurrió un evento misterioso que estableció una razón de tiempo en la Eternidad, la cual es virtualmente atemporal. Esta razón de tiempo perdido, que corresponde al número siete, es la primera onda evolutiva primaria. Una vez que esta onda fue puesta en movimiento, entonces, como describe la Ciencia Cósmica, dos fuerzas se juntaron y crearon el RANG, que fue una perturbación en el medio perfecto de la Eternidad. Este RANG, una conmoción similar al Big Bang, activó entonces una repercusión eterna. De acuerdo a la Ciencia Cósmica, este impacto crea las sub-partículas resonantes protocuánticas, los carpines y los megacarpines. (Una vez que sucede algo en el vacío, entonces algunos aspectos del espacio se cristalizan en estas microunidades llamadas carpines, y luego éstos forman los megacarpines). Esta onda evolutiva es como la matriz estándar en la que se activan todas las otras ondas.

A través de los siete volúmenes, las Crónicas de la Historia Cósmica recapitulan la onda evolutiva primaria en siete etapas, como las siete etapas de la creación. Este también es un enunciado de la onda evolutiva del universo, que es el mínimo conjunto de números que es necesario para la creación absoluta de todo el cosmos. En las Doctrinas Esenias de los Libros Etíopes de Enoch, por ejemplo, la cosmología enochiana está basada completamente en el número siete: siete días de la creación, siete semanas de creación, siete ángeles, etc. Esta es una recapitulación de la onda primaria.

Todas las diferentes formas del conocimiento que se han conocido son Historia Cósmica. En términos de los episodios interplanetarios, y las etapas de la creación del ser humano, ya sean los tipos de seres humanos creados al inicio del Popol Vuh, o bien la descripción de las siete razas raíz de Madame Blavatsky, todo está entretejido por el número siete. Todas las diferentes etapas del desarrollo del ser humano, hasta llegar al humano planetario, son sólo recapitulaciones de la onda kármica de la evolución, hasta que llegas al más complejo nivel en donde nos encontramos hoy en día.

Así que vemos que el descenso recapitula el “Intervalo del Tiempo Perdido en la Eternidad,” comenzando con el crimen inicial que puso en movimiento las repercusiones y las ondas evolutivas primarias. De alguna forma, esta información se repite, y se vuelve más compleja a medida que el cosmos del plano material evoluciona más y más. Esta recapitulación de la onda evolutiva primaria, se vuelve cada vez más complicada, y tiende a quedar sepultada en los detalles que caracterizan las etapas más recientes de cualquier tipo de desarrollo evolutivo. Siempre, cuanto más te acercas al presente, más detalles hay. Esto es porque cuanto más te acercas al presente, más tienes que recordar, y más archivos materiales necesitas para mantener todas las piezas de información.

Este es el segundo nivel con el que estamos tratando; el descenso de la Historia Cósmica como la memoria interplanetaria, que es un eco del “crimen” primario que tuvo lugar en la Eternidad, generando una onda de razón matemática que es enteramente una función del número siete. Llegamos luego a la consideración final, de los orígenes de la Historia Cósmica dentro de la emanación avatárica. Tenemos la primera etapa, que es la descripción de dónde, cuándo, y cómo ocurrió la Historia Cósmica en este plano de la Tierra. Luego tenemos la segunda etapa, el descenso y el origen de la Historia Cósmica, que define más o menos su propósito y contenidos como un descenso del eco interplanetario de la onda primaria dentro de la Eternidad.

 

ORIGEN DENTRO DE LA EMANACIÓN AVATÁRICA

 

Cuando hablamos acerca de la emanación avatárica de la Historia Cósmica, estamos hablando acerca de un principio doble: el principio del rojo, y el principio del azul. Estos dos colores representan una antípoda binaria cósmica primaria, o enzima bipartita, visualizada en las prácticas fundacionales como los cuerpos primarios de sabiduría de una yogini roja y un yogi azul. La emanación avatárica doble es necesaria porque éste es el Cierre del Ciclo, así que hay una transmisión desde un varón mayor (azul) a una hembra joven (roja). Esto completa la posibilidad y necesidad binarias del proceso de transmisión como un mecanismo objetivo. Todo es por la ley de la alternancia.

Así que, cuando hablamos del descenso de la Historia Cósmica como un principio divino de la conciencia superior, penetra la conciencia actual de la Tierra, la etnosfera, o el reino del humano planetario. Esta conciencia actual de la Tierra, dentro del universo, es un campo pequeño, vibrante, altamente caótico y disonante. Esta es la naturaleza obligada de la capa mental de la Tierra, en el momento en que el principio de la Historia Cósmica se encaja en ella. Esta conciencia actual de la Tierra está caracterizada por lo que pudiéramos llamar la “pequeña mente,” y la conciencia de la Historia Cósmica es la “gran mente.”

El sondear realmente la Historia Cósmica, y transmitirla y comunicarla, es una tarea que requiere la elevación de la mente a un funcionamiento supermental. Los agentes, el principio avatárico, que están recibiendo y transmitiendo la Historia Cósmica, tienen que alcanzar un estado de algún nivel básico de la mente iluminada, que está asemejada a la mente más grande o la holomente galáctica. Esta es la cruz de la involucración y compromiso personal del transmisor/receptor de la Historia Cósmica.

El significado del propósito de transmitir y recibir la Historia Cósmica, tiene muchos aspectos y cualidades que tienen que ser entendidos en el contexto de la matriz transformacional del humano planetario. Las acciones de los principios avatáricos representan reflejos y ecos de resonancias arquetípicas, que son manifestadas mediante su comportamiento, y luego comunicadas al humano planetario como un todo. Así que sus acciones y comportamientos no son particularmente accidentales o aleatorios. Ellos no están en un proceso de prueba y error. Ellos están en realidad colgados de un circuito superior, en donde todo lo que están haciendo es en cumplimiento del Plan Divino. Nada de su comportamiento puede ser evaluado por estándares normales, porque ellos están tan altamente inducidos, que no tienen otra opción más que manifestar esas resonancias particulares. De otro modo, nunca ocurriría la forma de todo el proceso que, avatáricamente, ellos tienen la intención de estimular; es decir, el proceso de cerrar y regenerar el ciclo.

El Cierre del Ciclo es la suspensión de cualquier desarrollo adicional del materialismo histórico, y del terror de la historia profana. La regeneración del ciclo es el triunfo completo de la filosofía de la Historia Cósmica como una visión omniunificante del cuerpo del alma del mundo, la noosfera. Este es el significado de lo que, de manera mundana, puede referirse como su “relación.”

Así que tiene que haber un énfasis continuo en la disciplina yógica, de modo que los agentes receptor/transmisor sean capaces de recibir de una forma pura y clara, y de transmitir de una forma pura y clara. La esencia de la disciplina es, entonces, el desarrollo de lo que podemos llamar la conciencia de la luz clara, en un receptáculo psicofísico purificado, en el que la meta del receptor y del transmisor es la de ser capaces de mantener sus mentes en una especie de estado de vacío iluminado, de modo que ninguno se queda dormido. Es este tipo de mente el que queremos cultivar: una mente que esté libre de sesgos y prejuicios, que sólo pueda recibir información y la registre, como un sistema desapegado de almacenamiento y recuperación de información. ¿Cómo podría recibirse el descenso del principio divino de la Historia Cósmica, más que con la mente que fue preparada para recibirla? En otras palabras, si la Historia Cósmica viniera a cualquiera, esta persona no podría saber qué fue lo que recibió. Incluso se podría asustar, y preguntarse qué le está sucediendo.

Pero la Historia Cósmica ha sido bajada a dos vehículos especialmente preparados. Los vehículos, por una parte, han sido elegidos por Dios para que lleven a cabo esta misión. Por otra parte, ellos fueron especialmente preparados por sí mismos. Dios los designó. Es su responsabilidad el mantenerse en un estado de preparación, es decir, un estado contemplativo en el que la mente está caracterizada por la familiaridad con la conciencia desnuda y la conciencia continua. Sólo de esta forma puede adecuarse la Historia Cósmica, por parte de las entidades humanas seleccionadas, para que penetre en la conciencia de la Tierra del humano planetario. Así que, el valor de los agentes preparados, es que ellos están continuamente refinando o ejercitando sus mentes, con el fin de recibir la naturaleza monumental y la cualidad supermental de la Historia Cósmica. Ellos también están jugando los roles de terrícolas, donde son capaces de tomar la información y usar el lenguaje inglés contemporáneo para comunicar y ser entendidos por la mentalidad contemporánea.

Todo esto debe entenderse como un continuo del descenso avatárico a los seres avatáricos, en una transmisión mental, de modo que la Historia Cósmica entra en un campo mental purificado o estabilizado. El avatar opera con pleno conocimiento, como un instrumento de la jerarquía. La manifestación de los impulsos de la jerarquía reestablece el orden sagrado en la Tierra. El impulso de la jerarquía a través del avatar, es una completa expresión del corazón, la mente y el alma, en una profunda resonancia espiritual, la cual es un poder vibratorio que caracteriza la naturaleza de su persona terrestre.

La renovación de la persona terrestre es debida a la jerarquía. Todo debe ser concluido y tener una forma adecuada. La jerarquía es orden sagrado, y existe como un sistema de inteligencia universal que es bajado por las dimensiones, en la estructura del orden galáctico, para establecer una forma de percibir la realidad, que ya no es dualista. El ciclo de la historia está caracterizado por incesantes dualismos y desintegración, desde la desintegración del átomo, hasta la desintegración del hombre de la naturaleza y de sus congéneres. La función del avatar es actuar en nombre de la jerarquía, para cerrar el viejo ciclo y establecer uno nuevo. Nosotros debemos realmente incorporar el nuevo eón, que sólo puede hacerse como una función de la jerarquía universal.

No hay diferencia alguna entre la presentación de la Historia Cósmica, y los actores que la están presentando. La Historia Cósmica es un marco de pensamiento y conciencia de gran alcance, que no sólo transformará el actual sistema de creencias o base de conocimiento, sino también establecerá una nueva y reformulada base de la conciencia, que durará por muchas generaciones venideras.

Igual que cuando giras la llave para encender el motor de un auto, todo lo que se necesita es una chispa. Cuando el encendido del motor da vuelta, entonces todo el motor gira. De esa forma, se proporciona la chispa cuando la llave de los agentes de la Historia Cósmica da vuelta y pega en el punto de encendido en la noosfera. Cuando lo ves de esta manera, no es tan abrumador. Así es como todo el constructo de cósmico puede ser traído al momento presente, y ser canalizado a través de estos dos seres, de tal forma que en el momento correcto, cuando la llave es girada, entonces todo el programa empieza a operar: el banco psi suena con un clic, la noosfera se enciende, y la especie humana empieza a funcionar de un modo diferente. Esto inicia la iluminación del humano planetario.

 Descargar el capítulo en word